¿Cómo acabar con el turismo masivo y perjudicial sin renunciar a viajar?

Cambie Santorini por la blanca y azul Amorgos.
Cambie Santorini por la blanca y azul Amorgos. Derechos de autor Canva
Por Sarah Faith
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Casi 600 millones de turistas visitaron Europa en 2022. Pero hay un sucio secreto en torno a la avalancha de turistas que regresan a los destinos europeos: el dinero no acaba en bolsillos locales

PUBLICIDAD

**Sarah Faith es redactora de contenidos y valores en la empresa de viajes sostenibles Responsible Travel.

Casi 600 millones de turistas visitaron Europa en 2022, y este año se perfila como la temporada de viajes más concurrida desde 2019. Pero hay un secreto sucio que se arremolina en torno a la avalancha de turistas que regresan a los puntos calientes de Europa: la llamada tourism leakage (fuga de turismo).

Si reserva unas vacaciones con todo incluido en Grecia, ¿cuánto dinero irá a parar a los bolsillos de la población local? Muy poco.

De hecho, según la Organización Mundial del Turismo de la ONU, en la mayoría de los paquetes turísticos todo incluido, el 80% del dinero se va al extranjero, lejos de las comunidades locales. Se llama fuga de turismo y ocurre cuando una empresa internacional le proporciona el hotel, el vuelo, el coche de alquiler y las excursiones, cuando come alimentos importados o cena en cadenas internacionales de restaurantes.

Es dinero que las comunidades locales podrían emplear en restaurar la naturaleza, apoyar los medios de subsistencia locales, proteger las tradiciones culturales o mantener infraestructuras vitales. Y en los destinos que sufren de turismo excesivo, lugares donde demasiados visitantes están erosionando el tejido mismo de la vida cotidiana, la fuga de turistas agrava el problema.

Pero el turismo no tiene por qué ser destructivo. Aquí, cinco maneras de aumentar el bien que tus vacaciones pueden hacer este verano, poner dinero en manos de la población local y aliviar la presión sobre destinos a punto de reventar.

5. Alojarse, comprar y comer localmente

Por supuesto, es imposible reducir a cero las fugas del dinero. Pero hay formas de maximizar la parte del dinero de las vacaciones que se queda en la región.

Una forma sencilla de empezar es dar prioridad a los alojamientos y restaurantes de propiedad local, evitar a los anfitriones de Airbnb que compran montones de casas para alquilarlas a corto plazo y utilizar guías locales. Y piense también de dónde procede su comida: ¿procede de productores locales?

Ayudar a las comunidades a prosperar económicamente también beneficia a sus vacaciones. Significa más dinero para mejores instalaciones, playas más limpias, transporte local eficiente y una escena gastronómica local floreciente. Además, es probable que la población local sea mucho más acogedora con los turistas.

4. Busca alternativas a los focos turísticos

Desde 2017, España se enfrenta a una rebelión turística. Los barceloneses, hartos de que barrios enteros queden relegados a alquileres vacacionales de corta duración, tiendas de souvenirs y bares turísticos, se han puesto en pie de guerra contra el turismo.

Antes de la pandemia, aparecieron pintadas por toda la ciudad en las que se pedía a los turistas que se marcharan a casa, y manifestantes enmascarados pincharon las ruedas de un autobús turístico.

Mallorca también se aleja de sus mercados turísticos tradicionales. Después de estudiar medidas para limitar la masificación, la directora de turismo de la isla, Lucía Escribano, hizo unas declaraciones tajantes a principios de mes, afirmando que "no están interesados en tener... turistas de bajo presupuesto procedentes del Reino Unido", mientras que Lanzarote se ha declarado "destino turístico saturado".

**Pero este año España recibirá más visitantes internacionales que antes de la pandemia.**La elección de destinos alternativos libera de presión a los lugares más populares y extiende los beneficios del turismo a comunidades que de otro modo los perderían.

¿Por qué no elegir Girona o Tarragona en lugar de Barcelona? O para saborear de verdad la cultura catalana, adéntrese en el interior montañoso de la región, donde los pueblos medievales cuelgan precipitadamente sobre los acantilados del parque natural volcánico de la Garrotxa.

Canvas
¿Por qué no elegir Girona?Canvas

Cambie las multitudes de cruceros que inundan Croacia por la Riviera albanesa, un tramo del litoral jónico que comparte las mismas aguas que Corfú. Aquí podrá explorar los bosques montañosos del Parque Nacional de Llogara para disfrutar de la vida salvaje y de fabulosos paseos con el azul deslumbrante como telón de fondo.

O elija una isla griega menos visitada (al fin y al cabo, hay 6.000) en lugar de Mykonos o Santorini. Pruebe en Kynthos el delicioso queso y la miel, disfrute de las vistas al mar desde la encalada y azulada Amorgos, o disfrute de la desvaída grandeza de Syros, con sus fachadas neoclásicas.

Si no está seguro de si sus vacaciones podrían estar contribuyendo a un problema de sobreturismo, consulte el mapa de sobreturismo de Responsible Travel y busque cualquier noticia al respecto antes de reservar.

3. Una experiencia enraizada en la comunidad

Las empresas turísticas especializadas suelen estar firmemente arraigadas en la cultura y los paisajes locales. Pueden ayudar a repartir el impacto del turismo y garantizar que las comunidades más alejadas se beneficien del dinero que usted gasta.

PUBLICIDAD

**¿Por qué no aprovecha sus vacaciones para disfrutar de su afición al kayak, el senderismo o la pintura?**Las vacaciones de senderismo en España, por ejemplo, son mejores fuera de temporada, cuando hace más fresco, y le llevarán a zonas menos visitadas, como los Picos de Europa en Asturias o la Sierra de Grazalema en Andalucía.

Los viajes centrados en la gastronomía apuestan por los productores locales y los mercados de agricultores, mientras que los recorridos por la naturaleza siguen los pasos de los animales, no de otros turistas.

Visite los Cárpatos rumanos y encontrará algunas de las mayores poblaciones de lobos y osos de Europa, aunque el número de turistas es muy inferior al de Austria, Suiza u otros destinos de montaña. Si viaja en invierno con un especialista local, tendrá más posibilidades de ver animales salvajes. El dinero de su viaje se invertirá en empresas locales, guías locales e iniciativas de conservación.

2. Viajar sin avión

Los veraneantes con el piloto automático piensan que volar es la forma más barata y rápida de viajar, pero no siempre es así.

Con los precios del combustible (y por tanto de los vuelos) por las nubes, y la red ferroviaria europea creciendo rápidamente, viajar en tren tiene más sentido que nunca.

PUBLICIDAD

Por no hablar del impacto medioambiental: volar de Londres a París emite 14 veces más CO2 que viajar en tren. Las nuevas rutas ferroviarias entre Viena y París, y Berlín y Bruselas, entre otras, facilitan aún más los viajes lentos.

Francia ha sido el primer país en anunciar que suprimirá algunas rutas aéreas nacionales de corta distancia en favor del tren, por lo que viajar en tren podría convertirse en la norma. Además de ser una forma sociable, a menudo pintoresca y cómoda de llegar al comienzo de las vacaciones de verano, viajar en tren también limita el daño medioambiental causado al destino elegido.

1. Añada un elemento de conservación a sus vacaciones

La población local no es la única perjudicada por la fuga de turistas. La naturaleza, sobre la que repercuten todos los viajes, tampoco se beneficia. Y, con la biodiversidad en crisis, el turismo no puede limitarse a tomar de la naturaleza, también debe ayudar a restaurarla.

Ser positivo con la naturaleza puede ser tan sencillo como hacer una donación a un proyecto local de conservación en tu destino, apuntarte a una recogida de basura de la comunidad local (la organización mundial TrashHero organiza proyectos de limpieza gratuitos a través de las redes sociales) o elegir ser voluntario durante tus vacaciones.

PUBLICIDAD

Los proyectos de ciencia ciudadana -como éste de seguimiento de delfines en la costa italiana de Liguria- contribuyen de forma duradera a la investigación para la conservación, mientras usted disfruta navegando por el Mediterráneo y saborea el delicioso marisco italiano.

Así que, este verano, piensa en local. Cuando el dinero del turismo se escapa del destino que visitas, la naturaleza, las comunidades locales y, en definitiva, tus vacaciones, salen perdiendo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Deje de buscar: estos son los lugares turísticos mejor y peor valorados por sus visitantes

Pasaportes con firma cardiaca y un conserje holográfico: así serán los viajes dentro de 50 años

Regresa a Berlín la mayor feria de viajes del mundo