EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Ciudades europeas que prohíben los cruceros para frenar el turismo de masas

Italy has banned mammoth cruise liners from sailing into the lagoon city.
Italy has banned mammoth cruise liners from sailing into the lagoon city. Derechos de autor AP Photo/Luca Bruno
Derechos de autor AP Photo/Luca Bruno
Por Rosie Frost
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Los destinos que luchan contra el turismo excesivo están poniendo coto al atraque de cruceros.

PUBLICIDAD

Cada año, unos cinco millones de personas se embarcan en un crucero. Antes de la pandemia esa cifra era aún mayor, rondando los 30 millones de pasajeros.

Pero, a medida que el sector de los cruceros se recupera de las devastadoras consecuencias de la COVID, muchos puertos en los que fondean estos barcos están reevaluando su presencia. Algunos esperan incluso prohibirlos por completo, alegando problemas medioambientales, sociales y económicos.

¿Qué está pasando en el sector de los cruceros y por qué algunos destinos se están despidiendo de estos gigantescos hoteles flotantes?

Algunas ciudades dicen no a los cruceros para frenar el turismo excesivo. Durante la pandemia, las urbes europeas que luchaban contra el turismo excesivo experimentaron cómo podría ser la vida sin cruceros. Para algunas, la experiencia desencadenó intentos de prohibir o limitar el número de barcos que hacen escala en esos puertos.

En 2021, Venecia prohibió a los grandes cruceros fondear en su centro histórico. Los daños causados a la laguna llevaron a la UNESCO a amenazar a la ciudad con incluirla en su lista de ciudades en peligro si no se prohibía permanentemente el atraque de estos barcos.

Luca Bruno/Copyright 2019 The AP. All rights reserved
Un crucero pasa por la Plaza de San Marcos llena de turistas.Luca Bruno/Copyright 2019 The AP. All rights reserved

Argumentan que los grandes buques contaminan y erosionan los cimientos de la ciudad, que ya sufre inundaciones periódicas. La prohibición implica que los grandes cruceros y portacontenedores ya no pueden entrar en el canal de la Giudecca de Venecia, que conduce a su famosa plaza de San Marcos.

Hubo intentos de detener la llegada de estas embarcaciones antes con una ley anterior que fue revocada. Pero la presión aumentó cuando en 2019 un crucero se estrelló en un puerto de Venecia, hiriendo a cinco personas.

Y en el momento de la prohibición de 2021, incluso las compañías de cruceros estaban a bordo. Tras el anuncio, la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés) declaró que "llevaba muchos años apoyando un nuevo enfoque" y lo calificó de "gran paso adelante".

¿Qué ciudades europeas se plantean prohibir los cruceros?

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, declaró que limitará el número de turistas de cruceros en la ciudad si era reelegida. Estas medidas podrían reducir a la mitad el número de personas que desembarcan, que puede llegar a 200.000 al mes durante la temporada alta.

"El 40% de los cruceros paran cuatro horas. No dan rendimiento económico a la ciudad, y miles de personas desembarcan, crean grandes problemas de movilidad y luego se van. Es una industria que tenemos que limitar", declaró en febrero al diario británico The Times.

La contaminación también preocupa en Barcelona, que el año pasado se clasificó como el peor puerto de cruceros de Europa por contaminación atmosférica en un estudio realizado por Transport & Environment.

El alcalde de Marsella, el mayor puerto de cruceros de Francia, también se ha manifestado en contra del sector, afirmando que "asfixia" a la ciudad con la contaminación atmosférica. Ámsterdam, Santorini y Dubrovnik también han endurecido las restricciones a las compañías de cruceros.

Una revelación pospandémica sobre los cruceros

Pero no se trata de un fenómeno limitado a Europa. Puertos de todo el mundo están decidiendo que no quieren volver a las andadas.

La bahía de Monterrey, en California, apenas recibe buques desde antes del COVID. Solía ver entre siete y doce al año y este año estaba previsto que varios operadores volvieran a visitarla. Pero en febrero, la ciudad envió una clara señal a las compañías de cruceros de que no quiere que vuelvan.

El ayuntamiento no tiene potestad para prohibir directamente los cruceros. En su lugar, Monterey ha suprimido los servicios de desembarco de pasajeros, lo que significa que los operadores de cruceros tendrían que contratar personal ellos mismos para procesar a los pasajeros en el muelle de la ciudad.

"Espero que esta medida indique al sector de los cruceros que ya no son bienvenidos en nuestra ciudad", escribió el administrador municipal de Monterey, Hans Uslar, en un informe al ayuntamiento.

¿Su preocupación? Evitar "vertidos accidentales en nuestra prístina bahía de Monterey". El ayuntamiento afirma que espera proteger el entorno costero de la zona, sólo una sección de los más de 9.000 kilómetros cuadrados del Santuario Marino Nacional de la Bahía de Monterey.

A partir de 2024, sólo se permitirá la visita de 1.000 pasajeros y tripulación al día. En la actualidad, la media de cruceristas ronda los 3.000, lo que supone un duro golpe para los operadores que quieran atracar en la ciudad.

Los límites se establecieron después de que la población local solicitara restringir el número de turistas, alegando que estaban "invadidos" por el tráfico de cruceros. No se trata de un hecho sorprendente: una encuesta realizada en 2021 reveló que la mayoría de los residentes de Bar Harbor estaban descontentos con estos enormes buques.

PUBLICIDAD

Más del 50% de los encuestados afirmaron que el turismo de cruceros era más negativo que positivo para Bar Harbour. Se percibía un descenso del 53% en la calidad de vida debido al sector.

Canva
Un crucero en las costas europeas.Canva

¿Aportan dinero los cruceros en los lugares donde atracan?

Uno de los principales argumentos de los partidarios de mantener los cruceros es su contribución a la economía local. Pero, ¿gastan realmente dinero los huéspedes de estos gigantescos buques en las ciudades donde atracan?

Varios estudios han demostrado que los pasajeros que desembarcan de los buques no contribuyen tanto a la economía local como cabría pensar. Con toda la comida, bebida y recuerdos que puedan desear a bordo, el dinero se queda en el mar.

No es de extrañar que el crucero más grande del mundo, el Wonder of the Seas, cuente con 20 restaurantes, un teatro con capacidad para 1.400 personas y tiendas de todo tipo, desde relojes de lujo hasta alta costura. Dependiendo del paquete que elijas, la comida y la bebida suelen estar incluidas y las compras están libres de impuestos y aranceles.

Un estudio realizado en Bergen (Noruega), una de las paradas más populares de las excursiones por los fiordos, reveló que hasta el 40% de los pasajeros no salía nunca del barco. El gasto medio de los que desembarcaron fue inferior a 23 euros.

PUBLICIDAD

Más investigaciones de la ciudad noruega en 2013 descubrieron que la duración de la estancia era probablemente uno de los factores que más influyen en el gasto de los pasajeros.

La estancia media en un puerto es de unas ocho horas, pero puede variar enormemente en función del itinerario del barco. En algunos casos, como el de Barcelona, la escala puede ser de tan solo cuatro horas.

Y el gasto sigue siendo bajo incluso cuando los pasajeros tienen más oportunidades de derrochar su dinero.

El sector de los cruceros sostiene que la contribución media de un pasajero a la economía local es mucho mayor que la estimada por Bergen: unos 100 dólares (91 euros) al día.

Una forma de reducir la diferencia sería aumentar la tasa que se cobra a los pasajeros en los puertos, que actualmente suele ser de entre 4 y 14 euros por persona.

PUBLICIDAD

**El sector de los cruceros afirma estar tomando medidas para mejorar su impacto medioambiental y social.**Las compañías de cruceros fueron de las primeras del sector marítimo en comprometerse a reducir las emisiones de carbono en un 40% para 2030, según la CLIA. Algunas incluso se han comprometido a llegar a cero emisiones netas en 2050.

Aún está por ver si estos grandes objetivos bastarán para apaciguar el descontento de los habitantes de las ciudades portuarias.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Una protesta ecologista en el norte de Francia recibe a un crucero a grito de "no sois bienvenidos"

La UNESCO valora incluir a Venecia en su lista de lugares amenazados

Se acabaron los 'selfies' con el monte Fuji: una ciudad japonesa instala una enorme pantalla negra para disuadir a turistas