EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Francia quiere poner coto a las tarifas aéreas megabajas

Un Airbus A380 volando a lo largo del "Promenade des Anglais" en la ciudad costera francesa de Niza durante un día de pruebas en el aeropuerto, el 29 de marzo de 2022.
Un Airbus A380 volando a lo largo del "Promenade des Anglais" en la ciudad costera francesa de Niza durante un día de pruebas en el aeropuerto, el 29 de marzo de 2022. Derechos de autor VALERY HACHE / AFP
Derechos de autor VALERY HACHE / AFP
Por Gael Camba
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El Ministro de Transportes francés dice que propondrá a la UE una política de precios mínimos de los vuelos.

PUBLICIDAD

El Ministro de Transportes francés ha dicho que propondrá a la UE la introducción de un precio mínimo en los vuelos para reducir las emisiones de carbono.

Clément Beaune afirma que quiere "luchar contra el dumping social y medioambiental" y que "ya no es posible un billete de avión a 10 euros", en referencia a las tarifas de las aerolíneas de bajo coste. Dijo que un precio de billete megabajo "no refleja el precio para el planeta".

Pero, ¿son los vuelos más caros la solución para reducir la huella de carbono de la aviación?

Los pasajeros frecuentes son responsables desproporcionados de las emisiones

"Todo lo que haga que las aerolíneas paguen una parte justa del coste medioambiental que generan es bueno", afirma Jon Worth, experto en viajes y fundador de la campaña Trains for Europe.

"Pero deberíamos ocuparnos de los viajeros frecuentes, y esto no se ocupa de ellos. Puede que reduzca los fines de semana agradables en la ciudad para algunas personas, pero no va a detener o reducir esta élite de viajeros habituales".

En Francia, el 2% de la población toma la mitad de los vuelos, según un estudio publicado por el grupo de campaña sobre el clima Possible. El 15% de los británicos coge el 70% de los vuelos y el 8% de los holandeses, el 42%.

En general, el 37% de los europeos nunca ha viajado fuera de su país, según una encuesta europea de 2014. Esta estadística no se refiere directamente a los viajes en avión, pero da una idea de cuántos europeos vuelan.

Los billetes de tren europeos son el doble de caros que los vuelos

De media, los billetes de tren europeos son el doble de caros que los vuelos, según un informe de Greenpeace de julio.

Sólo 12 líneas de tren resultaron ser rápidas, fiables y más baratas que los vuelos, en las 112 rutas más importantes analizadas por Greenpeace.

En mayo de este año, Francia prohibió algunas rutas aéreas nacionales. Los vuelos que podían sustituirse por viajes en tren de menos de 2,5 horas se vieron afectados. Pero debido a ciertas salvedades, como que los trenes no circulan lo suficientemente tarde por la noche, la prohibición sólo se aplica a 3 rutas aéreas: De París Orly a Burdeos, Lyon y Nantes.

Activistas y organizaciones ecologistas criticaron al Gobierno francés por considerar que la prohibición no es suficiente para reducir las emisiones de carbono de la aviación.

Al igual que la idea de Beaune, el hecho de que los trenes no estén a la altura hace que los viajeros opten por los vuelos.

"Si quieres volar de París a Barcelona o de París a Frankfurt, la capacidad del tren en esas rutas es demasiado baja", afirma Jon Worth.

"Este tipo de medidas son palos, pero nos faltan zanahorias, incentivos para que la gente cambie su comportamiento", lamenta Jon Worth.

También señala que Beaune es inexacta al decir que se puede coger un vuelo de 10 euros. Las tarifas mínimas de un billete de ida con todos los impuestos incluidos suelen rondar los 40 y 50 euros.

Soluciones: Crear una tasa para viajeros frecuentes, eliminar los vuelos cortos de conexión

En el Reino Unido se lleva años debatiendo una "tasa por vuelo frecuente". Los tipos impositivos aumentarían en función del número de vuelos realizados al año. "La tasa del primer vuelo es muy baja y va subiendo con cada vuelo", explica Worth.

Pero sigue siendo una medida "de palo".

En Alemania han estado buscando formas de acortar las rutas nacionales: "Si viajas de Stuttgart a Singapur, pero el único vuelo directo sale de Frankfurt, Alemania pondrá a ese viajero en un tren que una Stuttgart con Frankfurt", dice Worth.

PUBLICIDAD

El problema es que algunos países como Francia aún carecen de un sistema conectado. Sólo se pueden conectar trenes de alta velocidad TGV INOUI con vuelos de Air France. "En Alemania, se puede conectar un tren Deutsche Bahn con un vuelo de EasyJet", dice Worth.

¿Apoyarán los países de la UE la propuesta de Beaune?

"Es un movimiento muy francés, muy Macron. Tácticamente hablando, no es la mejor solución", indica Worth. "Alemania no estará muy entusiasmada debido a su ministro de transporte liberal; España tal vez esté más interesada; los Países Bajos también; aparte de ellos, es difícil de decir", prosigue.

El consejero delegado de Ryanair se ha mostrado muy hostil a medidas similares, comparándolas con un "control de tarifas similar al de Corea del Norte" cuando Austria anunció en junio de 2020 que quería prohibir que las tarifas aéreas fueran más bajas que los impuestos y tasas reales, es decir, una media de 40 euros por vuelo en este país.

"I think that [plane ticket] price controls are worthy of North Korea's economy"
Edward Wilson
Ryanair's Chief Executive

Worth teme que el ministro francés de Transportes busque más la publicidad que un cambio real.

"La publicidad internacional de la prohibición de los vuelos cortos en Francia fue enorme e inútil. Pero le dio a Macron una buena publicidad internacional, me da miedo que Beaune esté haciendo lo mismo. Que la aplicación real tenga el mismo impacto", asegura.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Esto es un horno: El cambio climático aumenta 35 veces la probabilidad de una ola de calor mortal en México y EE.UU.

El verano irrumpe en Europa con temperaturas elevadas en el sur del continente

El 72% del mundo apoya la eliminación progresiva de los fósiles, pero un país de Europa del Este se opone