Esta primavera, los amantes de los cerezos en flor podrán disfrutar de ellos en París, Berlín y Praga

Descubra lo mejor de los cerezos en flor de Europa con nuestra práctica guía
Descubra lo mejor de los cerezos en flor de Europa con nuestra práctica guía Derechos de autor Antonina Bukowska via Unsplash
Derechos de autor Antonina Bukowska via Unsplash
Por Saskia O'Donoghue
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Descubra las fascinantes historias de cómo las ciudades europeas consiguieron sus cerezos en flor.

PUBLICIDAD

Si es usted un amante del sakura -o cerezo en flor-, es probable que tenga Japón y Washington DC en su lista de viajes pendientes. Pero ¿sabía que hay innumerables lugares en Europa con floraciones rosas igual de impresionantes para contemplar esta primavera?

Si no quiere hacer un largo viaje en avión pero le apetece contemplar los cerezos en flor con la llegada del buen tiempo, le sugerimos algunos de los mejores destinos.

Visite el Parque de los Cerezos en Flor de Ámsterdam

Aunque Holanda es famosa en primavera por sus millones de tulipanes, Ámsterdam atrae cada vez a más turistas deseosos de contemplar sus hermosos cerezos en flor.

Los sakura están muy presentes en Keukenhof -el hogar holandés de los tulipanes, a las afueras de la capital-, pero hay otro lugar al que dirigirse para contemplar lo mejor de estos árboles rosados.

Visite el Kersenbloesempark (Parque de los Cerezos en Flor), en los Países Bajos, que cuenta con 400 de estos árboles rosas.
Visite el Kersenbloesempark (Parque de los Cerezos en Flor), en los Países Bajos, que cuenta con 400 de estos árboles rosas.Peter Dejong/The AP/File

Entre mediados de marzo y principios de abril, el barrio de Amstelveen, al sur de Ámsterdam, cobra todo su esplendor.

Conocido localmente como Kersenbloesempark -que significa Parque de los Cerezos en Flor-, 400 árboles florecen y florecen, proporcionando una vista sensacional.

Los árboles fueron donados al municipio de Amstelveen por el Club de Mujeres Japonesas en 2000 y cada uno tiene ahora un nombre femenino japonés u holandés.

Es un lugar virgen, donde sólo se permite hacer picnic bajo las flores los días laborables para evitar aglomeraciones.

Vea imágenes de este destino -y de otros favoritos europeos- en nuestra galería de fotos:

Ver la Torre Eiffel a través de las ramas de los cerezos en París

París tiene diferentes identidades en cada estación, pero la primavera es un momento especialmente bueno para visitarla.

Acérquese a la capital francesa a finales de marzo o principios de abril y se deleitará con árboles rosas por doquier.

Como era de esperar, el "Jardin des Plantes", en el distrito 5 de París, es uno de los mejores lugares para contemplar la floración. Este jardín botánico de 60 acres, que data del siglo XVII, cuenta con algunos de los cerezos más antiguos de la ciudad. Es uno de los favoritos tanto de los habitantes como de los turistas, así que estará bien acompañado.

Incluso si es un visitante habitual de la ciudad, es probable que visite el Jardín de las Tullerías, el emblemático parque situado entre el Museo del Louvre y la plaza de la Concordia.

Las bellas calles de París se tiñen de rosa con la floración de los árboles de sakura
Las bellas calles de París se tiñen de rosa con la floración de los árboles de sakuraFelix Fuchs via Unsplash

Famosamente cuidado y típicamente francés, sus vistas son aún más impresionantes gracias a los cerezos en flor que enmarcan sus numerosas estatuas en primavera.

Normalmente, no diríamos que la visita a la Dama de Hierro es imprescindible, pero la Torre Eiffel merece la pena en primavera, cuando florecen los cerezos.

El lugar ideal para hacer fotos de París en la estación más hermosa del año son los Jardines del Trocadero, en el distrito XVI.

La Torre Eiffel se alza majestuosa tras el sakura y es un espectáculo que todo el mundo debería contemplar alguna vez. ¿Por qué no hacer un picnic bajo los árboles para disfrutar al máximo de un día primaveral en París?

Imagine que está en Japón gracias al festival Sakura de Copenhague

De todos los países europeos, Dinamarca es sin duda el que más en serio se toma la floración de los cerezos.

PUBLICIDAD

Todos los años organizan en Copenhague un festival Sakura de dos días de duración, y el de 2024 no va a ser menos.

Los días 20 y 21 de abril, los visitantes pueden dirigirse al Parque Langelinie -donde se encuentra la famosa estatua de la Sirenita- para contemplar unos 200 cerezos en flor de color rosa empolvado en plena floración.

Los árboles, donados por el Cónsul Honorario de Japón en Dinamarca, bordean el camino que lleva a la Fuente de Gefion. Su presencia en Copenhague en primavera es tal, que los cerezos en flor rosados pueden verse incluso en barco, como parte de un recorrido por los canales de la ciudad.

Para adentrarse más en la cultura japonesa, el festival del Sakura ofrece entrada gratuita y los visitantes pueden disfrutar de ceremonias del té, talleres de haiku y origami, así como darse un capricho con delicias como sushi y mochi, o platos temáticos del sakura.

Los cerezos japoneses florecen en Copenhague
Los cerezos japoneses florecen en CopenhagueMads Claus Rasmussen/Ritzau Scanpix via AP/File

Celebrar el Día de los Cerezos en Flor en Estocolmo

Si se queda en Escandinavia, lo mejor que puede hacer es visitar Estocolmo, donde se encuentran algunos de los sakura más hermosos de Europa.

PUBLICIDAD

Este año, el Día del Cerezo en Flor se celebra el 28 de abril y gira en torno a las hermosas flores que cubren el Kungsträdgården, o Jardín del Rey, del siglo XV.

Suecia y Japón mantienen una relación especial, ya que Japón regaló los árboles al rey Carlos XVI Gustavo en 1998.

La nación ha adoptado la cultura del país asiático, y el Día de los Cerezos en Flor de este año contará con exhibiciones de artes marciales, talleres centrados en la cultura japonesa y mucha comida para degustar.

Algunos cerezos en flor en el centro de Estocolmo
Algunos cerezos en flor en el centro de EstocolmoTushar Mahajan via Unsplash

Conozca la historia de Berlín mientras le deleitan las flores

Si le gusta el sakura con un poco de historia, Berlín es el lugar perfecto para esta primavera.

Han pasado 35 años desde la caída del Muro de Berlín y 35 desde que Japón regaló a la ciudad sus ya icónicos cerezos en flor.

PUBLICIDAD

La sakura suele considerarse un símbolo de renacimiento y nuevos comienzos, y el hecho de que muchos de ellos se plantaran cerca del lugar donde se erigió el Muro es un perfecto reflejo de ello.

Berlín alberga diversas variedades de estos árboles, por lo que podrá verlos desde finales de marzo hasta principios de mayo, dependiendo de la zona que visite.

Caminar 2 km bajo hileras de flores en el Mauerpark de Berlín
Caminar 2 km bajo hileras de flores en el Mauerpark de BerlínMaud Bocquillod via Unsplash

Más conocido por su karaoke Bearpit y sus mercadillos dominicales, el Mauerpark -o "Parque del Muro"-, en el barrio de Prenzlauer Berg, es un destino aún más atractivo en primavera.

Antiguamente dividido por el Muro, el parque y sus alrededores cuentan con unos dos kilómetros de flores bajo las que pasear a pie o en bicicleta.

En el parque Jardines del Mundo, en Marzahn, hay todo un jardín japonés con unos 80 cerezos. Todos los años se celebra allí el Festival de los Cerezos en Flor, aunque aún no se han dado a conocer las fechas de este año.

PUBLICIDAD

En cualquier caso, merece la pena visitarlo, ya que es el lugar perfecto para encontrar un poco de zen en medio de la bulliciosa capital alemana.

Viva su fantasía de cuento de hadas bajo las flores de Praga

Praga es conocida como uno de los destinos más asequibles de toda Europa, pero también es uno de los más bonitos, sobre todo en primavera.

Para ver escenas que parecen sacadas de un cuento de hadas, diríjase a la colina de Petřín, que cobra todo su esplendor con la floración.

De hecho, el parque tiene tantos árboles que es posible ver el rosa desde la otra orilla del río Moldava, la capital checa.

Diríjase a la colina a primera hora de la mañana para contemplar la floración con una luz suave -y evitar a otros mirones de árboles- y para tomar fotografías de las bellezas naturales junto a la impresionante arquitectura.

PUBLICIDAD
En primavera, los árboles de sakura están por todas partes en Praga.
En primavera, los árboles de sakura están por todas partes en Praga.Anna Gru on Unsplash

Si sigue caminando por el Moldava, llegará a la isla de Kampa. Es famosa por ser una de las zonas más pintorescas de Praga, y las flores resplandecen con el río como telón de fondo.

El Castillo de Praga es una visita obligada cuando se viaja a la ciudad y se ha convertido en uno de los lugares más emblemáticos para contemplar los cerezos en flor.

Este edificio del siglo IX está rodeado de jardines repletos de sakuras. Una vez más, recomendamos visitarlo por la mañana temprano para evitar las multitudes y aprovechar la suave luz.

Si dispone de más tiempo en Chequia, le sugerimos que visite la cercana Karlovy Vary. Famosa por sus fuentes termales y sus edificios de colores pastel, es especialmente hermosa en la época de floración de los cerezos, ya que los árboles embellecen aún más sus bellas calles.

En Edimburgo se pueden ver estallidos de color rosa al final de la temporada

Aunque gran parte de la floración ya ha caído, cubriendo los alrededores de pétalos rosas a finales de abril, Edimburgo es bastante diferente.

PUBLICIDAD

Debido a las bajas temperaturas, los cerezos florecen un poco más tarde que en el resto de Europa, así que si aún no ha visto ninguna de estas bellezas rosas, está de suerte.

Incluso a principios de mayo, es probable que una visita a la capital escocesa revele la ciudad en tonos rosa rubor, que realmente transforman todo Edimburgo.

Su primera parada debería ser Meadows Park, un gran espacio público con senderos bordeados de cerezos siempre bonitos y vistas al emblemático Arthur's Seat.

Cerezos en flor en la emblemática Royal Mile de Edimburgo
Cerezos en flor en la emblemática Royal Mile de EdimburgoAdam Wilson via Unsplash

A continuación, diríjase a los Jardines de Princes Street, en pleno centro de la ciudad. Allí verá el Castillo de Edimburgo enmarcado por las ramas de los cerezos, lo que constituye una vista realmente evocadora.

Por último, el Jardín de la Amistad de Kioto. Este lugar pasa desapercibido, incluso para muchos lugareños, pero los entendidos dicen que es uno de los mejores jardines japoneses del Reino Unido.

PUBLICIDAD

Situado en los terrenos del Castillo de Lauriston, fue regalado por Kioto a Edimburgo después de que ambas ciudades se hermanaran en 1994, para celebrar la duradera relación entre ellas.

Con su influencia japonesa, cuenta con algunos de los mejores árboles de sakura de toda Escocia y merece la pena añadirlo a su agenda en un viaje a Edimburgo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La floración de los cerezos en Tokio vuelve a alcanzar un récord de antelación

Nueve de las 10 ciudades más peatonales del mundo son europeas: ¿Está la suya entre ellas?

Ciudades antiguas y el esplendor otomano: los sitios de la UNESCO que hay que ver de Turquía