EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Alegato final de la apelación del Estado noruego por la violación de los derechos humanos de Anders Breivik

Alegato final de la apelación del Estado noruego por la violación de los derechos humanos de Anders Breivik
Derechos de autor 
Por Euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Nuevo capítulo en el litigio entre el estado noruego y Anders Breivik.

PUBLICIDAD

Nuevo capítulo en el litigio entre el estado noruego y Anders Breivik. El gobierno ha presentado su alegato final en la apelación contra el convicto, condenado a 21 años de cárcel por la conocida como masacre de Utoya.

Breivik ganó tras acusar inicialmente al Estado de violación de los derechos humanos por su aislamiento durante su encarcelamiento después de ser detenido por la matanza que tuvo lugar el 22 de julio de 2011.

En esa fecha el detenido mató a 77 personas, ocho en Oslo con una bomba y 69 con armas de fuego en la isla de Utoya, principalmente jóvenes ligados a la izquierda política.

Comfy studio/bedsit? No, typical cell in #Norway, where #Breivik wins case re his treatment https://t.co/KCw6TEpr51pic.twitter.com/qdhtUWxHUX

— Steven Edwards (@stevenmedwards) 20 de abril de 2016

Según Breivik, que persigue una mejora de sus condiciones carcelarias, el aislamiento le ha vuelto aún más radical en su ideología neo-nazi.

El Estado asegura por su parte que recibía un trato adecuado, con contacto humano a diario.

La sentencia se conocerá en febrero.

5 years ago today, far right nut job Anders Behring #Breivik murdered 77 people in #Oslo & on Utøya island #Norwaypic.twitter.com/wGWl29IIIY

— DivaKnevil (@DivaKnevil) 22 de julio de 2016

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Un tribunal en Noruega rechaza otorgar la libertad condicional a Anders Breivik

Juicio contra el Estado noruego por tratamiento inhumano a Breivik en la cárcel

Entierran al vicepresidente de Malawi, donde el presidente pide una investigación independiente