Última hora

Última hora

Conmoción entre los salvadoreños afectados por el final del TPS

Leyendo ahora:

Conmoción entre los salvadoreños afectados por el final del TPS

Manifestantes salvadoreños ante la Casa Blanca
Tamaño de texto Aa Aa

"Donald Trump, qué vergüenza", han gritado decenas de manifestantes ante la Casa Blanca. El trauma es enorme entre la comunidad salvadoreña. Unos 200.000 se han quedado, de un plumazo, sin la protección del TPS, el Estatus de Protección Temporal, anulado por la administración Trump, y ahora esta´n obligados a encontrar una solución si no quieren ser deportados dentro de 18 meses.

"Yo creo que esto es una injusticia tremenda en contra, no solo de los salvadoreños, sino también de los hondureños, hondureñas. Gentes con familias, con casas, con hijos nacidos aquí. Entonces esto es una tiranía, en realidad, lo que está ocurriendo en este país, y es hora de pararla", clama Lindolfo Carballo, un salvadoreño que llegó a Estados Unidos en 1990 bajo la protección del TPS.

El Gobierno de El Salvador piden calma y asegura que negociará con Washington para tratar de que el Congreso apruebe una protección permanente para sus ciudadanos.

"Lo primero que les quiero decir a nuestros compatriotas es que deben mantener la calma. Tenemos 18 meses más, a partir de marzo de este año hasta septiembre de 2019", ha asegurado en una rueda de prensa el ministro de Exteriores salvadoreño, Hugo Martínez.

La administración Trump ha dejado sin TPS a los salvadoreños, después de hacer los mismo con 60.000 haitianos, 5.000 nicaragüenses y un millar de sudaneses.

Los salvadoreños son un ejemplo de integración en Estados Unidos. El 88 por ciento tiene un empleo. Muchos llevan hasta 20 años en el país, donde tienen su casa. Sus hijos, nacidos en Estados Unidos, tienen la nacionalidad y no serán expulsados, pero los afectados por el final del TPS podrían verse abocados en solo año y medio a volver a su país de origen, azotado por la violencia y la pobreza.

En Twitter, los mensajes se multiplican para denunciar la dureza de la medida.