Última hora

Última hora

El estéril debate sobre la venta de armas en EEUU

Leyendo ahora:

El estéril debate sobre la venta de armas en EEUU

El estéril debate sobre la venta de armas en EEUU
Tamaño de texto Aa Aa

Tras la masacre del miércoles en el instituto de Florida una vez más vuelve el debate sobre venta de armas de fuego en Estados Unidos.

Algunos parlamentarios del Partido Demócrata calificaron lo que llamaron "epidemia de violencia armada" como "una vergüenza".

Los comerciantes defienden en sus armerías que no hay armas peligrosas, sino gente peligrosa. Es el caso de Mark Warner que se pregunta: "¿Por qué este arma es más peligrosa que esta otra de aquí?' Ambas son peligrosas en las manos equivocadas".

Pero son las armas militares de asalto diseñadas para disparar ráfagas en segundos las que están en el centro del debate.

"Si fuera un parlamentario republicano, me daría vergüenza no abordar este problema"

Mike Thompson Congresista demócrata por California

El parlamentario demócrata por California en la Cámara de Representantes, Mike Thompson, Presidente del Grupo de Prevención de la Violencia Armada aseguraba: "Creo que esto es espantoso. Si fuera un parlamentario republicano, me daría vergüenza no abordar el control de armas. Treinta personas mueren cada día por alguien les dispara con una pistola, y lo mejor que podemos hacer es decir que necesitamos más información."

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, echa balones fuera y elude el debate: "Este es uno de esos momentos en los que tenemos que dar un paso atrás y situarnos. Tenemos que pensar menos en tomar partido y luchar políticamente entre nosotros, y simplemente estar unidos. Esta Cámara y todo el país estamos con Parkland".

Todos eluden cuidadosamente la fuerza y presencia de las empresas fabricantes de armas y la red de distribución y venta, un poderoso grupo de presión cuya cabeza  visible es la Asociación Nacional del Rifle, inserto en la financiación de la política en Estados Unidos. La mayoría republicana ha bloqueado en anteriores ocasiones tras las ocasionales matanzas con armas de venta libre cualquier intento de prohibición e incluso de control de los compradores.