Última hora

Última hora

Contra "La Manada" en Barcelona: “¡No es abuso, es violación!”

Leyendo ahora:

Contra "La Manada" en Barcelona: “¡No es abuso, es violación!”

Contra "La Manada" en Barcelona: “¡No es abuso, es violación!”
Tamaño de texto Aa Aa

Vergonzosa, indignante, lamentable. Estos eran los adjetivos con los que la mayor parte de los entrevistados este jueves en la Plaza de Sant Jaume, en Barcelona, describían la sentencia dictada contra “La Manada” por la Audiencia Provincial de Navarra. El rechazo social a la decisión judicial ha hecho que miles de personas saliesen a las calles en varios puntos de la península ibérica para cuestionar un auto que consideran poco severo.

Los cinco acusados han sido condenados a 9 años de prisión por un delito de “abuso sexual continuado” a una joven de 18 años durante las fiestas de San Fermín, Pamplona, en 2016. La Fiscalía pedía 22 por un delito de agresión sexual, que implica violencia o intimidación hacia la víctima, unos cargos que el tribunal no ha visto.

Los carteles distribuidos en las redes sociales para la convocatoria anunciaban caceroladas y éstas no se han hecho esperar. A las siete menos diez de la tarde se empezaban a escuchar leves golpes de puchero y pitidos que en menos de media hora se convertían en un estruendo insoportable bajo el balcón del Ayuntamiento de Barcelona, del que colgaba un enorme cartel con un lazo morado.

La concentración adquiría más envergadura a medida que pasaban los minutos. Montse Pineda, miembro de Creación Positiva, uno de los colectivos que ha organizado la movilización, reconocía que en un principio eran unas cinco organizaciones las convocantes, pero después la asistencia se ha multiplicado en poco tiempo. Tanto ha sido así que la concentración se ha convertido en una multitudinaria manifestación que ha marchado hasta el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Manoli Moliner, de 55 años, ha acudido a la concentración con su hija, la pequeña se abraza a su madre: “Te quiero mamá”. Moliner es clara: “si fueran sus hijas, no lo verían igual”, y explica: “Yo he venido aquí por mi hija, para que no se tenga que enfrentar a una justicia así”. El descontento con la decisión judicial era enorme. Meritxell Rovira, de 27 años, explicaba que confiaba en que la concentración reuniese a mucha gente, “espero que la plaza no se llene solo por los presos políticos y la gente se movilice también para temas como este”.

Prou violències masclistes (Basta de violencia machista) era la inscripción de la pancarta que, después de posar frente al Ayuntamiento de la ciudad, ha encabezado la improvisada marcha. Violencia es precisamente lo que los asistentes echaban en falta en la sentencia del tribunal. Según ellos, los acusados sí forzaron e intimidaron a la joven. La calle pedía hoy más mano dura a la Justicia española para casos de este tipo.

Tampoco estaba exenta de crítica la estrategia de la defensa, que trató de demostrar que la víctima llevaba una vida normal después del suceso y que, por tanto, no podía verse este como una situación traumática. “Igual ella está tratando de llevar una vida normal, no creo que sea algo que guarde relación”, cometa Carla Torlajada, de 28 años. “Se está mandando un mensaje muy erróneo”, apunta.

Rovira esperaba también una amplia asistencia masculina, y así ha sido. Entre los manifestantes cientos de hombres de todas las edades han acompañado la movilización. Josep Valero, de 33 años, considera que la culpa trasciende el ámbito jurídico: “El Estado tiene parte que ver en esto”. Y añade: “Nos tenemos que unir para que esto llegue a cambiar”.

La improvisada manifestación ha realizado el recorrido sin ningún percance, la coordinación entre la policía y los organizadores ha permitido que se hayan cerrado temporalmente grandes arterias de la ciudad condal como la Via Laietana o el Passeig d’Isabel II. Sin embargo, no ha habido ningún percance y los cientos de asistentes han llegado a las puertas de Tribunal Superior de Justicia de Catalunya sin ningún altercado. En las puertas del edificio, eso sí, un amplio despliegue policial esperaba a los manifestantes.

Así hemos seguido en directo, en Facebook Live, la protesta: