Última hora

Última hora

Pedro Sánchez, inasequible al desaliento

Leyendo ahora:

Pedro Sánchez, inasequible al desaliento

Pedro Sánchez, inasequible al desaliento
Tamaño de texto Aa Aa

La vida política del líder socialista ha seguido una carrera de vértigo en los últimos años, hasta alcanzar la presidencia del Gobierno.

Pedro Sánchez llega a la secretaria general del Partido Socialista con toda la ilusión.

"Un PSOE apasionado en la noble tarea de modernizar España y de modernizar también Europa", señala tras imponerse en las primarias del partido celebradas en julio de 2014.

Ya como líder de la oposición parlamentaria, su relación con Mariano Rajoy es siempre fría y distante. Sánchez convierte la lucha contra la corrupción en una de sus banderas políticas. "Usted no está en condiciones de abordar la tarea de regeneración democrática que exige España en materia de limpieza y de lucha contra la corrupción", dice Sánchez desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados.

Las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 dejan un escenario político muy fragmentado con el Partido Popular (PP) en minoría. Mariano Rajoy renuncia a la investidura. El socialista, Pedro Sánchez, acepta el encargo del rey e intenta, sin éxito, lograr los apoyos suficientes para ser investido como presidente del Gobierno.

Tras meses de bloqueo, el 26 de junio de 2016 se celebran nuevas elecciones. Otro triunfo de los populares, otra vez en minoría. Para facilitar la investidura de Mariano Rajoy y acabar con el bloqueo, los conservadores necesitan al menos la abstención de los socialistas.

"No es no" dice Pedro Sánchez, abriendo una crisis en su partido.

"No a una gran coalición, no a a apoyar a un gobierno del Partido Popular desde fuera y no a apoyar la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno", defiende Sánchez ante los barones de su partido. Al final tiene que dejar el cargo y también su escaño, dedicándose en cuerpo y alma a recuperar la secretaria general. Conseguido su objetivo, Sánchez no duda en dar su apoyo a Rajoy en las medidas en contra el proceso independentista catalán.

Luego, llega la sentencia del caso Gürtel, y Pedro Sánchez decide que la era de Mariano Rajoy había tocado a su fin y anuncia la moción de censura.

"El Partido Popular viene a decir algo así como o yo o el caos, pues mire señor Rajoy ni usted ni el caos, moción de censura, estabilidad y elecciones para que los españoles hablen, esa es la hoja de ruta que propone el Partido Socialista".