Última hora

Última hora

"Día D" para la polémica reforma ferroviaria francesa

Leyendo ahora:

"Día D" para la polémica reforma ferroviaria francesa

"Día D" para la polémica reforma ferroviaria francesa
Tamaño de texto Aa Aa

Este martes, el senado francés vota la ley que está provocando uno de sus mayores dolores de cabeza al Gobierno de Emmanuel Macron: la reforma del estatuto del Servicio Nacional de Ferrocarriles Franceses.

El ejecutivo galo asegura que resulta fundamental cambiar la forma de operar de la SNCF antes de su apertura a competidores internacionales, prevista para 2020.

Sondeos sobre la continuación de las huelgas este verano

Los sindicatos llevan meses protagonizando huelgas de desgaste contra los cambios de un estatuto que les garantiza una ventajosa prejubilación y programas de pensiones especiales. Ya han conseguido que el Estado asuma la deuda de casi 50mil millones de euros de la empresa.

Pero temen que su transformación en sociedad anónima abra la posibilidad de una futura privatización, algo que el Gobierno niega.

El autor de la ley, ante la que se han presentado más de 600 enmiendas, cree que se aprobará. Pero que se trata solo del comienzo de una serie de cambios más profundos que se definirán con la ayuda de los trabajadores.

Jean-Baptiste Djebbari, autor de la Ley de Reforma de la SNCF:

"La reforma será aprobada a mediados de junio y luego será completada. Se adaptará a la mejora y modernización del sistema ferroviario. Lo que quiero decir con esto es que la reforma continuará porque a mediados de junio habrá conversaciones sobre el convenio colectivo con todos los sindicatos de la mesa de negociaciones. Y desde entonces tendremos dos años para finalizar este acuerdo colectivo que se convertiría en una herramienta de protección para los trabajadores del sector. Así que incluso aunque la reforma finalice pronto en términos legislativos, continuará con un diálogo social en el que sindicatos y trabajadores están incluidos".

"La reforma de la SNCF es, sin duda, una de las mayores batallas del Gobierno francés. Varios ejecutivos lo habían intentado antes y se acabaron echando atrás. Ahora la cuestión es si Macron será el presidente que finalice el trabajo.