Última hora

Última hora

Un escáner 3D innovador para un centro de residuos nucleares

Leyendo ahora:

Un escáner 3D innovador para un centro de residuos nucleares

Un escáner 3D innovador para un centro de residuos nucleares
Tamaño de texto Aa Aa

Se puede llevar como una simple mochila, pero es un concentrado de tecnología. Un innovador escáner 3D ha sido diseñado para inspeccionar un inusual centro subterráneo en Finlandia: un lugar donde se almacenarán residuos nucleares.

El nombre del recinto es Onkalo y está situado en Olkiluoto, en Finlandia. Onkalo es un centro subterráneo en construcción, en donde se almacenará el combustible irradiado de las centrales nucleares finlandesas. Es un laberinto de túneles excavados en granito a 450 metros de profundidad.

Por ser un centro nuclear, será inspeccionado periódicamente para garantizar que su actividad respeta los acuerdos europeos de control de seguridad. Para facilitar esta labor un grupo de investigadores europeos ha desarrollado un nuevo escáner en 3D.

Vitor Sequeira, responsable del proyecto, explica que "la principal innovación de este sistema es que conseguimos obtener un modelo, un mapa, en tiempo real. También nos proporciona la ubicación donde no hay señal GPS. Asimismo vemos en tiempo real las diferencias entre el modelo previsto y las obras llevadas a cabo".

De esta manera se puede detectar cualquier cambio en la estructura y el diseño del centro.

Esta herramienta permitirá a los inspectores de la Comisión Europea y del Organismo Internacional de Energía Atómica verificar la información proporcionada por Posiva, el operador de la instalación nuclear.

Mari Lahti es directora de seguridad nuclear de Posiva comenta que están "construyendo áreas subterráneas bastante grandes, así que se necesitan una tecnología eficaz para realizar las inspecciones de manera rápida y efectiva. Hemos colaborado en el desarrollo de estas técnicas de inspección, y este centro se ha propuesto como área de prueba".

Cualquier cambio estructural, que no haya sido declarado previamente, aparecerá en rojo en la pantalla. Los científicos nos demuestran su uso a partir de datos experimentales, basándose en un prototipo de plano, utilizado como modelo de referencia y realizado hace varios años.

Sequeira, está especializado en inteligencia artificial y robótica. Muestra una imagen en la pantalla para darnos un ejemplo: "Aqui se aprecia claramente que el túnel que vemos en esta zona, no existía en el modelo de referencia. Otra cosa que no existía, como se puede ver en rojo en la pantalla es esta puerta que tampoco estaba prevista".

La tecnología se desarrolló en el CCI, el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, en Ispra, Italia. Aquí se ensambló el primer prototipo y también es aquí donde los inspectores se familiarizan con esta nueva herramienta.

Aunque es fácil de usar, su diseño ha tenido que superar importantes desafíos técnicos. Carlos Sánchez Belenguer, asimismo experto en robótica e inteligencia artifical, se pone el casco y nos explica mientras se pone a andar que "lo más complicado es dobretodo el hecho de trabajar con datos que adquirimos mientras estamos en movimiento. Esto significa que necesitamos tener sensores muy rápidos. En este caso, esta cabeza que tenemos aquí es de 10 rotaciones por segundo, más de medio millón de puntos, medio millón de mediciones por segundo, con una precisión de dos centímetros".

Este tipo de escáner está comercializándose ya, aunque la investigación prosigue para mejorar aún más su rendimiento, especialmente a nivel de localización. Según Vitor Sequeira la próxima etapa consistirá en que el escáner "logre localizar el entorno automáticamente y por sí mismo, sin un mapa de referencia”.

Además, de su empleo en las inspecciones nucleares se prevén otras muchas aplicaciones en el sector industrial y en la preservación del patrimonio cultural.

Más de futuris