Última hora
This content is not available in your region

Minicumbre sobre la inmigración en Italia

euronews_icons_loading
Minicumbre sobre la inmigración en Italia
Tamaño de texto Aa Aa

Italia debería estar satisfecha después de la minicumbre sobre inmigración que se ha celebrado hoy y debería estar satisfecha porque ha conseguido lo que quería: que todos los países europeos se sentaran a la mesa para hablar sobre cómo cambiar las reglas que ahora mismo están vigentes en Europa para ocuparse de la migración y lo que es más importante, antes de que tenga lugar una cumbre oficial sobre migración en el consejo europeo jueves y viernes de esta semana. Es por lo tanto una victoria para Italia.

Se ha comentado que hay una actitud positiva después de la reunión. Angela Merkel ha afirmado que de esa reunión ha salido una buena voluntad.

Pero quizá la actitud de Italia hacia la inmigración en las dos últimas semanas desde que subió al cargo el nuevo ministro del interior ha atraído más críticas que elogios de solidaridad. Por ejemplo ayer, antes de la reunión, el presidente francés Emmanuel Macron, dijo que sí, por supuesto los otros países europeos deberían ayudar a Italia a soportar la carga de la inmigración pero también dijo que Francia no acepta lecciones de nadie cuando de inmigración se trata. Eso es por supuesto una referencia a la discusión de la semana pasada entre Italia y Francia.

También el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ha dicho que la actitud de Italia hacia la inmigración es antieuropea mientras que el primer ministro de Malta Muscat declaró que este no es el momento de culpar a otros. Aunque de momento, aquí, el juego continúa.