Última hora

Última hora

Lo que sabemos y no sabemos del enigmático ataque contra Maduro

Leyendo ahora:

Lo que sabemos y no sabemos del enigmático ataque contra Maduro

Lo que sabemos y no sabemos del enigmático ataque contra Maduro
@ Copyright :
REUTERS/Adriana Loureiro
Tamaño de texto Aa Aa

"Es la hora de la recuperación económica y necesitamos"....Estas fueron las últimas palabras pronunciadas por el presidente de Venezuela Nicolás Maduro antes de que le interrumpiera el sonido de una fuerte detonación el sábado en Caracas durante la celebración de los 81 años de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada).

¿Se trató de un atentado? ¿Una explosión fortuita? ¿Un montaje? Por ahora, son más las incógnitas que las certezas que se conocen sobre el incidente.

Las versiones

Menos de una hora después de que se produjera la explosión, el ministro de Información de Venezuela Jorge Rodríguez informó que el atentado se produjo con "artefactos voladores de tipo dron que contenían una carga explosiva".

Rodríguez explicó que varios drones detonaron en las cercanías de la tarima donde Maduro ofrecía un discurso.

No obstante, algunos medios como la agencia estadounidense de noticias AP ha informado que las detonaciones tienen un origen más mundano: apunta a la explosión de una bombona de gas en un bloque de apartamentos cercano a la avenida Bolívar, donde se encontraba Maduro.

Algunos vecinos del edificio donde se registró la explosión han asegurado que edificio cuenta con una instalación de gas directo y que presenciaron la llegada de un drone.

La autoría

Momentos más tarde, el presidente venezolano culpó a la oposición y a “Miami” del ataque. También acusó al presidente colombiano Juan Manuel Santos: “No tengo dudas. Es la saña asesina de la oligarquía colombiana”, dijo el mandatario.

Bogotá, por su parte, calificó la acusación de Maduro como absurda y sin base. Por otro lado, el consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, añadió que “no hubo absolutamente ninguna participación del gobierno estadounidense en lo sucedido allí”.

“Los Soldados de franelas”

Después de que Caracas lanzara sus primeras acusaciones, un mensaje del misterioso grupo “Soldados de franelas” comenzó a circular en las redes sociales, revindicando el ataque: "La operación era sobrevolar 2 drones cargados con C4 el objetivo el palco presidencial, francotiradores de la guardia de honor derribaron los drones antes de llegar al objetivo. Demostramos que son vulnerables, no se logró hoy, pero es cuestión de tiempo”.

El grupo se habría formado hace cuatro años, llevaría seis meses planeando el ataque y habría permanecido desconocido hasta ahora.

El sábado por la noche, la periodista venezolana Patricia Poleo leyó en Twitter un comunicado sobre la “Operación Fénix”, firmado por oficiales y soldados que adjudicaban los hechos sucedidos. Esta operación estaría ligada a “Los Soldados de franelas”, grupo que denunció la muerte de Oscar Pérez en pasadas publicaciones, el expolicía fallecido el pasado mes de enero en un enfrentamiento con las autoridades.

A continuación, el gobierno de Venezuela informó este domingo que el ataque estaría vinculado con la desactivada célula rebelde dirigida por Pérez. También comunicó la detención de seis personas y la identificación de todos los involucrados al interior y al exterior del país.

Aunque su identidad todavía se desconoce, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, dijo que uno de los detenidos participó en el asalto del Fuerte Paramacay, sucedido el 6 de agosto del año pasado en el estado de Carabobo.

En esta ocasión, un grupo de militares rebeldes irrumpieron el fuerte de Paramacay y extrajeron una gran cantidad de armas y municiones como granadas y balas. Juan Caguaripano, portavoz del grupo, afirmó ser el comandante de la operación y fue arrestado cinco días después del asalto. Se trataría de la misma célula dirigida por Oscar Pérez, que según Arreaza, tenía “planes de asesinar” a Maduro.

"Y cuando esa célula fue desmantelada, después de horas de negociación y de un inevitable enfrentamiento, algunos gobiernos se solidarizaron con los terroristas y algunos presidentes incluso han dicho que fue una ejecución extrajudicial, fíjense ustedes en las consecuencias", dijo el canciller.

¿Un montaje?

La falta de imágenes sobre los hechos acontecidos durante la celebración de la Guardia Nacional es inusual y levanta sospechas, incluso sobre la veracidad del asalto.

Las incógnitas del atentado han generado tal incertidumbre que se ha traducido en una oleada de incredulidad en las redes sociales que desconfía de la versión oficial y habla de un montaje orquestado por el mismo Gobierno de Maduro.

El exministro de Defensa venezolano Fernando Ochoa Antich dijo en una entrevista con la radio colombiana W Fin de Semana que tenía “la impresión”, aunque no la certeza, de que detrás del atentado estuviera el Ejecutivo de Maduro.

Las imágenes de la mujer del mandatario venezolano, Cilia Flores, con gesto relajado mientras un operativo se despliega para proteger a su marido tras la explosión ha dado sustento a esta teoría conspiratoria entre los usuarios de Twitter.

Países aliados de Venezuela como Nicaragua, Irán, Cuba, Bolivia, Siria y Rusia no han puesto en duda la versión del Gobierno de Maduro y han condenado los hechos.

"El intento de asesinato contra el Presidente Nicolás Maduro es un atentado contra la dignidad de nuestros pueblos", dijo el embajador de Venezuela en Nicaragua, Francisco Javier Arrúe.

El líder de las FARC, Rodrigo Londoño, también rechazó el atentado y responsabilizó del hecho a la extrema derecha. Según "Timochenko", los responsables de lo ocurrido en Caracas "son los mismos que trataron de impedir, con el magnicidio, el triunfo electoral de (Hugo) Chávez" y que ahora exportaron el "modelo golpista a Centroamérica".

Las víctimas

El ministro de Comunicación Jorge Rodríguez informó que el “atentado” dejó siete militares heridos.

Hasta el momento, solo se ha dado a conocer la fotografía de un militar uniformado herido en la cabeza.

Según Rodríguez, habría mujeres entre las víctimas. Sin embargo, todavía no se ha dado a conocer la identidad de los afectados.