Última hora

Última hora

Cómo el cambio climático puede impactar en el turismo europeo

Leyendo ahora:

Cómo el cambio climático puede impactar en el turismo europeo

Cómo el cambio climático puede impactar en el turismo europeo
@ Copyright :
Thibault Camus
Tamaño de texto Aa Aa

El calor abrasador y el clima extremo que azota actualmente a Europa pueden hacer que las ciudades históricas del continente y las playas del Mediterráneo sean menos bulliciosas en los veranos venideros, dicen los expertos.

El aumento de las temperaturas afectará a la forma en que la gente planea sus viajes de ensueño a destinos europeos, ya que los turistas se replantean el concepto de vacaciones de verano: el mercurio alcanzó una temperatura récord de 44 grados en Lisboa el pasado fin de semana y de 47 grados en la ciudad portuguesa de Santarem.

"El cambio climático va a tener un impacto, pero no va a ser un impacto catastrófico", dijo Michelle Rutty, profesora de la Universidad del Estado de Michigan, quien ha investigado las implicaciones de las temperaturas más cálidas para el turismo en Europa y el Caribe.

Ella predijo "cambios en lugar de descensos absolutos" a medida que los turistas tratan de evitar el clima abrasador. "Si se piensa en un lugar como Grecia, puede haber un cambio en el tiempo cuando la gente viaja a estos destinos", agregó Rutty. "No querrán ir en agosto, pero ahora quizá vayan en otoño."

Rutty dijo que el aumento de las temperaturas también afectará el perfil demográfico de los turistas que visitan ciertos países.

Los jubilados y las familias con niños pequeños pueden optar por evitar el calor extremo debido a problemas de salud, mientras que los mochileros de más de 20 años pueden seguir disfrutando de unas vacaciones muy calurosas en la playa: "Si los precios se abaratan, eso puede ser lo que motive a alguien", dijo Rutty, quien señaló que en España, la industria del turismo ha sentido el impacto de las altas temperaturas de este verano.

Las Islas Canarias, un imán para los amantes del sol, han experimentado un descenso de 1,2 millones de turistas en lo que va de año, según Eduardo Parra, presidente de la Asociación Española de Expertos Científicos en Turismo (AECIT).

TT News Agency/Hossein Salmanzadeh via REUTERS/File Photo
Ola de calor en Estocolmo, Suecia.TT News Agency/Hossein Salmanzadeh via REUTERS/File Photo

"Es evidente que la ola de calor en el norte y centro de Europa, junto con la redistribución de los flujos turísticos hacia destinos emergentes, nos está afectando", dijo Parra, que cree que los turistas se preguntan por qué necesitan volar a las Islas Canarias, que se encuentran a unas 60 millas de la costa africana, si pueden encontrar temperaturas similares más cerca de casa.

La capital de Portugal, Lisboa, fue testigo del impacto del calor extremo del verano el pasado fin de semana. Miguel Pinhâo, propietario de una tienda de regalos en el barrio Alfama, dijo a NBC News que hubo un claro descenso en el número de clientes durante las horas más calurosas del día.

Si bien las estrechas calles de la zona histórica proporcionan mucha sombra, su distancia del centro de la ciudad y su ubicación en lo alto de una empinada colina son elementos disuasorios para los turistas.

REUTERS/Rafael Marchante
Un turista se refresca en una fuente pública de Lisboa.REUTERS/Rafael Marchante

Pinhâo dijo que se está adaptando a veranos más calurosos, siendo una de las pocas tiendas de la zona con aire acondicionado. "Creo que es una buena inversión porque quiero que los clientes se sientan cómodos", dijo, y agregó que los residentes de la ciudad costera también están pensando en las implicaciones a largo plazo de los veranos más calurosos y el aumento del nivel del mar.

Mientras que Portugal o España pueden parecer cada vez más calurosos para algunos turistas, el aumento de las temperaturas puede aumentar el atractivo de ciudades que antes no se consideraban un destino tradicional de visita obligada en verano.

"Estocolmo ha experimentado un crecimiento constante del turismo en los últimos años, pero Karin Mäntymäki, directora de operaciones de Visit Stockholm, dijo que era demasiado pronto para saber si el clima estaba detrás del aumento. Estados Unidos es la tercera fuente más grande de turistas para la capital sueca, dijo, y los estadounidenses tienden a reservar su viaje con mucha anticipación.

Y aunque el verano pasado fue inusualmente húmedo y frío, Mäntymäki dijo que este año ha sido constantemente cálido y soleado. Eso ha tenido un impacto en los minoristas de la ciudad, "Nadie ha estado ansioso por ir de compras... eso no es lo que se hace cuando hace calor", dijo. Y sin importar la condición, muchos viajeros seguirán visitando los destinos de sus sueños, según Rutty, de Michigan State: "La gente siempre va a querer ir a París", dijo.