Última hora

Última hora

¿Por qué el expresidente Mujica deja el Senado uruguayo?

Leyendo ahora:

¿Por qué el expresidente Mujica deja el Senado uruguayo?

¿Por qué el expresidente Mujica deja el Senado uruguayo?
@ Copyright :
REUTERS/Andres Stapff
Tamaño de texto Aa Aa

Diputado, senador, ministro, presidente y de nuevo senador...José Mujica ha renunciado a su banca en el Senado de Uruguay después de cuarto de siglo de trayectoria política.

¿La razón? A los 83 años, el exguerrillero anticapitalista necesita tomarse una licencia debido al "cansancio de largo viaje" antes de morirse de "viejo".

"Veo que tengo 83 años y me voy acercando a la muerte. Quiero tomarme licencia antes de morirme, sencillamente, porque estoy viejo. Hay un tiempo para venir y otro para irse y así como se caen las hojas de los árboles también nos caemos nosotros. La vida continúa, no es tan importante", explicó en una entrevista con Efe el pasado 6 de agosto.

Su mujer, Lucía Topolansky, vicepresidenta de Uruguay, ha sido la receptora de su carta de renuncia, que le entregó en la emblemática finca dónde viven, ahorrándose así el desplazamiento hasta el Palacio Legislativo: "Señora Presidente del Senado, Lucía Topolansky. De mi consideración: Le solicito al cuerpo que usted preside, aceptar mi renuncia al cargo de Senador. Los motivos son personales, diría 'cansancio de largo viaje'".

Asimismo, aclaró en la misiva que no le "corresponde el beneficio del subsidio establecido", por lo que se acoge a la jubilación. Una decisión poco sorprendente, puesto que durante sus años de presidente, donaba el 90 % de su salario para construir viviendas sociales.

Pese a haber considerado que es hora de dejar el Senado para tomarse un merecido descanso, Mujica sueña con volver a la Cámara de Diputados tras las próximas elecciones de 2020 para despedirse de su vida política donde todo empezó.

REUTERS/Andres Stapff
El presidente de Uruguay, José Mujica, posa para una foto frente a su finca después de una entrevista con Reuters, en las afueras de Montevideo, el 13 de febrero de 2014.REUTERS/Andres Stapff

"El presidente más pobre del mundo"

Después de 15 años en prisión, Mujica comenzó su andadura en política con la fundación del Frente Amplio (FA) el Movimiento de Participación Popular (MPP) con otros miembros del MLN-T y partidos de izquierda, antes de ser elegido diputado por primera vez tras los comicios de 1994. Más de una década más tarde, alcanzó la Presidencia.

Por su vida austera, rechazo a las convenciones y defensa de la felicidad no materialista, "El Pepe", como se le conoce en Uruguay, atrajo periodistas de todo el mundo curiosos de captar con sus cámaras el hábitat y las costumbres de este “campesino con sentido común” que puso de moda un país de poco más de 3,4 millones entre 2010 y 2015.

Mujica protagonizó entonces portadas ya fuera subido en su Volkswagen “escarabajo” de 1987 que el mismo conduce o acariciando a su perra de tres patas Manuela en su casa en el Rincón del Cerro, uno de los barrios más humildes de la periferia de Montevideo.

"Vos le has complicado la vida a cualquiera que gane las elecciones. Porque una presidencia tan peculiar deja una marca”, le dijo su mujer cuando abandonó la presidencia hace cuatro años. Una vacante difícil de llenar también para su sustituto en el Senado.

A lo que Mujica no ha renunciado es a su personal cruzada contra el capitalismo en defensa de un modo de vida más sencillo, natural y feliz, un mensaje que ha tratado de trasladar más allá de las fronteras de Uruguay en todas sus entrevistas.