Última hora

Última hora

Ripoll, cuna de los terroristas, un año después

Leyendo ahora:

Ripoll, cuna de los terroristas, un año después

Ripoll, cuna de los terroristas, un año después
Tamaño de texto Aa Aa

Un año después del ataque en las Ramblas los vecinos de Ripoll siguen sin poder creerse que los niños que hace años jugaban en sus calles fueran los autores del ataque terrorista.

En su colegio les recuerdan como niños buenos y educados. No consiguen entender cómo llegaron a hacer algo así. Manuela Barrientos trabajaba en el colegio al que iban tres de ellos:

"Al principio no te lo crees. Piensas: 'Le han lavado la cabeza, no sé qué han hecho'. Pero después cuando ves las imágenes, que va a un supermercado a comprar, y va tan fríamente y después va a matar a gente, te quedas... Cómo puede ser. Y claro, con mucho dolor todo el mundo", explicaba.

Las familias de los terroristas, procedentes de Marruecos, siguen viviendo en Ripoll. La localidad no les ha dado la espalda pero la vida no ha sido fácil para ellos. Las instituciones locales se han esforzado en promover el acercamiento entre ambas comunidades.

"Ha habido un enorme deseo de hacer algo que contribuya a que esto no ocurra jamás, que es el nuevo modelo de convivencia en el que se ha trabajado duro durante este año. Y que realmente pretende que todo el mundo cambie la mirada y entienda la diferencia como una oportunidad de mejorar", decía la concejal del Ayuntamiento de Ripoll, Montsina Llimos.

El nuevo imán nos ha abierto la puerta de la mezquita en la que hace un año, el anterior imán y cerebro de la célula terrorista, Abdelbaki Es Satty, reclutó a los jóvenes.

"Todo está bien ahora, la gente ya ha olvidado eso, ya ha pasado. Y puede pasar en cualquier sitio. Yo he venido a trabajar para mi familia y mi trabajo es limpio. No hago nada mal, todo bien. Estoy bien con todo el mundo, con vosotros, nosotros", decía Mohamed El Onscre.

A pesar de los esfuerzos sigue la división entre "nosotros y vosotros". Hay gente que no olvida, pero no quiere hablar delante de la cámara por miedo a represalias.

Algunos, como el analista del CIDOB (Barcelona Centre for International Affairs) Moussa Bourekba, opinan que no ha habido un debate que era necesario:

"No hubo ningún tipo de debate en las semanas consecutivas al atentado, y eso desde nuestro punto de vista, es extremadamente preocupante, porque no hay nada a día de hoy que nos asegure que esto no se vaya a reproducir, porque se puede reproducir, Es una amenaza que afecta tanto a Cataluña, como a España, como el resto de Europa".

Lo que todo el mundo se pregunta es cómo ocho jóvenes marroquíes, crecidos e integrados en la sociedad y sin aparente interés religioso, pudieron ser captados por el imán y haberse radicalizado tan rápidamente.