Última hora

Última hora

Génova: las increíbles historias de los supervivientes

Leyendo ahora:

Génova: las increíbles historias de los supervivientes

Génova: las increíbles historias de los supervivientes
Tamaño de texto Aa Aa

Como suele ocurrir en las grandes catástrofes, el hundimiento del puente de Génova también deja una colección de historias casi milagrosas. Estas son algunas de ellas.

El guardameta sin un rasguño tras una caída de 40 metros

Davide Capello, 36 años, antiguo portero de la liga italiana y actualmente bombero. Su coche quedó atrapado en un bloque de hormigón.

Nuestra redacción italiana pudo hablar con él. Explica que sintió un gran estruendo, luego vio caer los vehículos delante de él y a su vez comenzó a caer, hasta que un pilar del puente le retuvo.

Describe la situación como "una escena de película apocalíptica".

Fue consciente en todo momento y salió por su propio pie.

Un milagro. Especialmente a la vista de cómo quedó el vehículo.

Así quedo "colgado" de los escombros el vehículo de Capello

Primer plano de su vehículo

Eugeniu Babin y Natasha Yelina, extraídos de entre los escombros

De origen ucraniano - moldavo, fueron adoptados por la localidad de Caserta y finalmente se convirtieron en pareja. Trabajan en una peluquería del pueblo.

Su estado es grave pero sus órganos vitales están bien, según revela a euronews Pasquale de Rosa, un amigo de su familia adoptiva. Están conmocionados y con todo el cuerpo escayolado, pero han podido hablar con su familia, y sobre todo con su hijo Bogdan, según relata de Rosa en un emocionado artículo.

casertareport.it
Eugeniu Babin y Nataliya Yelinacasertareport.it

Se dirigían a Niza para pasar un fin de semana largo. "Si se hubieran detenido una vez más a fumar un cigarrillo ahora estarían sanos y salvos" comenta. "Sigo creyendo que es un milagro. Creo que sólo hay 2 o cuatro personas que han sido rescatadas con vida de entre los escombros".

Fue el propio de Rosa, que además es periodista, quien pasó horas al teléfono con el Ministerio del Interior y los equipos de emergencias hasta estar seguro de que sus parientes adoptivos estaban vivos.

El conductor de camión que paró a dos metros

La imagen del camión azul y verde parado al borde del abismo ha dado la vuelta al mundo. Desde todos los puntos de vista.

Su conductor ha sido identificado como F.L. de 37 años. Conducía de Savona a Génova. "Un automóvil acababa de adelantarme, lo vi venir en los retorvisores, me alcanzó y se paró frente a mí. Acabábamos de entrar en el puente. Llovía mucho, a cántaros, no era posible ir más rápido. Me adelantó, disminuí la velocidad porque de lo contrario era imposible mantener la distancia de seguridad, en un momento todo tembló, vi ese automóvil desapareciendo en las nubes. Levanté la vista y vi que un pilar descendía. Apreté los frenos, casi bloqueando las ruedas. Cuando vi el vacío debajo, instintivamente retrocedí y di marcha atrás para escapar de ese infierno " contó a la prensa.

La camioneta avanzó 10 m hacia atrás. "Bajé y comencé a huir. Vi a otros conductores bajo la lluvia y les dije que hicieran lo mismo. No sé cómo es posible, pero estoy vivo".

Un testigo que circulaba detrás del camión relataba a la cadena pública francesa France 2 que "es el hombre con más suerte del mundo. Un vehículo le adelantó lo que le obligó a frenar. El automóvil cayó al vacío y el camión siguió frenando. Se detuvo justo antes del precipicio".

Su jefe de la cadena de alimentación para la que trabaja comenta que está "conmocionado" pero se encuentra bien.

Marina Guagliata y su hija Camilla, de la mano hasta ser rescatadas

No estaban sobre el puente. Estaban debajo. En el momento del desastre se encontraban buscando "tesoros" en un vertedero cercano, "nos encantan los objetos antiguos" confiesa Marina, de 58 años, hospitalizada junto a su hija de 24. "Camilla está más grave, tiene costillas rotas pero hoy estamos seguros por fin de que se recuperará.

La joven quedó completamente enterrada bajo los escombros, "sentí que estaba cerca

Futuro padre, fractura de hombro tras una caída de 40 metros

Giulia Organo, de Génova, de 28 años, está en el noveno mes de embarazo esperando un bebé. Su novio es Gianluca Ardini, de 29 años. Un comercial de Génova que conducía su camioneta en el puente.

Se fracturó el hombro después de una caída libre de 40 metros, pero está bien. Su novia dijo a Ansa: "Está vivo de milagro, no puedo encontrar otras palabras para describirlo. Dice que solo puede recordar a los bomberos diciéndole que no se mueva, que estaba atascado en los escombros, suspendido a 20 metros sobre el suelo". Un colega de Gianluca, en cambio, murió.

Giulia cree que la voluntad de ver el nacimiento de su hijo le dio fuerza para aguantar en esa situación ".

Corrí como Usain Bolt, dice una hematóloga

"Estaba en el atasco y llovía a cántaros" dice a la agencia Ansa Valentina Galbusera. "En un momento ví que los pilares se derrumbaban como si fueran las Torres Gemelas. Intenté dar marcha atrás y volver al túnel, que estaba a 600 metros. Más adelante estaba el camión de Basko, parado frente al vacío. Un joven salió del vehículo y se puso a correr. Su rostro... Era un ángel. Yo también salí de mi coche. Había una niña en medio de la carretera gritando: ¡El puente se está cayendo! Corrí como Usain Bolt hasta ponerme a salvo. Fue un milagro".

Testimonios de quienes se salvaron corriendo hacia el túnel

Cedidos por la página fanpage.it