Última hora

Última hora

¿Quiénes son los "presos políticos" de Rusia?

Leyendo ahora:

¿Quiénes son los "presos políticos" de Rusia?

¿Quiénes son los "presos políticos" de Rusia?
Tamaño de texto Aa Aa

Oleg Sentsov, director de cine ucraniano de 42 años de edad y crítico franco de la ocupación rusa de Crimea, fue detenido en mayo de 2014 y condenado a veinte años en una instalación de alta seguridad acusado de terrorismo. Sentsov inició una huelga de hambre el 14 de mayo de 2018 por tiempo indefinido exigiendo la liberación de todos los presos políticos ucranianos en Rusia.

Pero, ¿quiénes son?

El propio Sentsov es reconocido como preso político por numerosas ONGs, entre ellas Amnistía Internacional y la organización rusa de los derechos humanos Memorial, que actualmente informa de que hasta 183 personas están en prisión por sus creencias políticas y religiosas. Sergei Davidis, jefe del programa de apoyo a los presos políticos de Memorial, dijo a Euronews que la mayor persecución en Rusia es religiosa.

Los Testigos de Jehová

En mayo de 2017, las autoridades rusas detuvieron a Dennis Christensen, testigo de Jehová y ciudadano danés. El expatriado de 46 años fue detenido en la ciudad de Orel, en el oeste de Rusia, mientras leía la Biblia con otros creyentes.

El Tribunal Supremo de Rusia calificó a los Testigos de Jehová, una denominación cristiana, como una organización "extremista" en abril del año pasado. Los Testigos de Jehová están siendo perseguidos y 22 seguidores de esta fe están ahora en la cárcel por "llevar a cabo actividades extremistas". Además al menos nueve están bajo arresto domiciliario.

Christensen lleva un año y medio en la cárcel, pero la Asociación Europea de Testigos de Jehová dijo a Euronews que no se hacen ilusiones de un resultado positivo. "Lo que está ocurriendo en la Federación Rusa se llama persecución religiosa", dijo un representante de la asociación, Yaroslav Sivulsky. “Observamos la negativa total de la Federación Rusa a respetar los derechos humanos, es decir, los derecho a la libertad de conciencia y a la libertad de religión”.

Dennis Christensen (arriba), y una redada en una reunión de la Asociación Europea de Testigos de Jehová.

En abril de 2017, el Tribunal Supremo de la Federación de Rusia reconoció a la organización Testigos de Jehová como extremista. Además del departamento principal de la organización en San Petersburgo, se cerraron unas 400 oficinas regionales.

Paul Gillies, portavoz internacional de los Testigos de Jehová en su sede mundial de Nueva York, dijo a Euronews que "aunque nos es imposible proyectar si Dennis Christensen será puesto en libertad o no, confiamos en que no es culpable de ningún delito relacionado con su actividad como testigo de Jehová. El hecho es que el fallo de la Corte Suprema slo liquidó a nuestras entidades legales y las autoridades rusas han mantenido que los Testigos individuales son libres de practicar su fe".

Los tártaros de Crimea

En el invierno de 2016, seis personas, entre ellas el activista de derechos humanos tártaro de Crimea Emir-Usain Kuku, fueron arrestadas por formar parte de la organización religioso-política Hizb ut-Tahrir, que desde 2003 fue reconocida como una organización terrorista en Rusia.

El grupo está prohibido en Rusia, pero es legal en Ucrania. Según la fiscalía, la organización celebró reuniones en las que estudió la literatura de Hizb ut-Tahrir, discutió las relaciones entre Rusia y Ucrania y planeó derrocar al gobierno actual.

El presidente de la comunidad musulmana está condenado a cadena perpetua; el resto, a penas de prisión de hasta 20 años. Los hombres arrestados y sus partidarios dicen que el caso tiene motivaciones políticas. Según los líderes tártaros de Crimea, esto forma parte de una campaña represiva lanzada por las fuerzas de seguridad contra los que no están de acuerdo con la política de Rusia.

Ilmi Umerov, subdirectora del Majlis tártaro de Crimea, dijo a Euronews: "Estuvieron involucrados en el caso Hizb ut-Tahrir, y ahora agregaron un intento de tomar el poder. ¿Cómo pueden estos seis trabajadores reclamar tomar el poder en la Federación Rusa?"

La adquisición de Crimea por parte de Moscú en marzo de 2014 contó con la oposición de muchos tártaros de Crimea, que constituyen una minoría considerable en la región. El presidente ruso Vladimir Putin prometió en 2014 que su país trataría bien a la minoría mayoritariamente musulmana y abordaría lo que, según él, eran cuestiones de derechos que las autoridades ucranianas ignoraban o manejaban mal.

Ilmi Umerov, subdirector del Majlis Tártaro de Crimea. (Reuters)

Davidis dijo a Euronews: "Hizb ut-Tahrir es una organización islámica fundamentalista, pero está enfáticamente comprometida con medios pacíficos. Durante muchos años estas personas han sido perseguidas y encarceladas sólo por mantener conversaciones efímeras sobre la doctrina islámica y el califato inminente".

El activista de los derechos humanos

El jefe de la sección chechena de la organización de derechos humanos Memorial, Oyuba Titiev, fue detenido en enero de este año en el pueblo de Kurchaloy, en la República de Chechenia, por posesión de drogas.

Oyuba Titiev. (Reuters)

"Cuando el auto fue inspeccionado en su cabina por los policías, encontraron una bolsa de polímero con una sustancia de origen vegetal de un olor específico a marihuana de aproximadamente 180 gramos", dijo el Ministerio del Interior.

Según el propio Tetiev, le pusieron las drogas. Sostiene que el caso de su colega es uno de los ejemplos más flagrantes de justicia politizada: "No se trata sólo de una persecución política, sino de la persecución de un defensor de los derechos humanos que defendió los derechos de los demás. Este es un acto particularmente peligroso", dijo a Euronews.

Titiev registró violaciones de los derechos humanos en Chechenia, entre sus investigaciones sobre la destrucción de casas de personas declaradas por terroristas chechenos y la investigación de la situación con representantes de la comunidad LGBT.

"Todas las actividades del Memorial fueron irritantes para las autoridades chechenas", dijo Davidis a Euronews,"el líder checheno Ramzan Kadyrov y sus ayudantes han declarado repetidamente que Memorial es una mala noticia y que sus actividades son perjudiciales".

La manifestación anticorrupción

En marzo de 2017, Rusia fue testigo de las mayores protestas públicas en años. Sin embargo, las investigaciones sobre los sucesos de ese día se están utilizando para castigar a los participantes.

Los partidarios de la oposición asisten a una manifestación en Moscú, Rusia, el 26 de marzo de 2017. (Reuters)

Según diferentes informes, entre 36.000 y 88.000 personas de 97 ciudades participaron en la protesta anticorrupción en todo el país. En Moscú fueron detenidas 1.043 personas. Desde el año pasado, nueve han sido objeto de enjuiciamiento penal. Todos ellos han sido acusados en virtud del artículo 318 del Código Penal de Rusia por el uso de la fuerza contra agentes de policía. Siete personas fueron condenadas a penas de prisión de 18 meses a 3 años y 8 meses.

Stanislav Zimovets es un activista del movimiento nacionalista Resistencia y un veterano de la guerra de Chechenia. Antes de su arresto, Zimovets fue multado con 2.000 rublos (unos 25 euros) por no seguir la petición legal de un oficial de policía durante las protestas. Fue arrestado una semana después de la protesta.

Al principio Zimovets se declaró culpable, pero más tarde se negó a testificar. Admitió haber tirado un ladrillo cuando vio que se estaban llevando a cabo detenciones masivas, pero afirmó que no estaba apuntando a nadie intencionadamente.

Las organizaciones de derechos humanos lo reconocen como preso político, ya que fue condenado únicamente por el ejercicio no violento de su derecho a la libertad de reunión pacífica. Todavía en prisión, según Memorial, se encuentra en huelga de hambre en apoyo al preso político Oleg Sentsov.