Última hora

Última hora

Del sufrimiento al santuario: la amante de los animales que cambió el trauma de su infancia

Leyendo ahora:

Del sufrimiento al santuario: la amante de los animales que cambió el trauma de su infancia

Del sufrimiento al santuario: la amante de los animales que cambió el trauma de su infancia
Tamaño de texto Aa Aa

Salima Kadaoui ha encontrado el sentido de su vida salvando a perros callejeros. La mujer británica-marroquí quedó traumatizada cuando era pequeña al ver cómo los maltrataban.

"Tenía ocho años y estaba alimentando a perros callejeros, cuando alguien llamó a las autoridades y los envenenaron", dijo a NBC News Salima Kadaoui, de 45 años, por teléfono desde Tánger.

Un vívido recuerdo de un perro moribundo amamantando a sus cachorros espoleó a Kadaoui para que actuara.

"Cuando era niña quería llevar a todos los perros a casa. Los hay por todas partes. Ahora soy adulta y puedo hacerlo. Yo no quiero morir sola y tampoco deberían hacerlo ellos".

Kadaoui ahora dirige en Tánger un santuario de animales (SFT) para perros callejeros y otros animales abandonados.

Más de 500 perros rescatados

En sus cinco años de historia, el equipo ha rescatado a más de 500 canes. Todos ellos han sido etiquetados de amarillo, lo que significa que SFT es responsable de ellos y que han sido vacunados, castrados y librado de parásitos.

Según Kadaoui, su trabajo ha motivado a diferentes personas a ponerse en contacto con el santuario cuando encuentran un perro en la calle, en lugar de ahuyentarlo o matarlo.

"Estamos cambiando las mentalidades", dice ella. "Les estamos haciendo darse cuenta de lo preciosos que son los perros".

Una labor educativa

Kadaoui ha estado haciendo trekking por todo el país para educar a los barrios y universidades sobre lo que deberían hacer si encuentran un perro extraviado.

El refugio se ha mantenido a flote solo por medio de donaciones de ciudadanos privados, una organización benéfica internacional y su promoción en las redes sociales.

También ha recibido el apoyo de su madre y su hermana, quienes han tomado animales callejeros, incluidos un cordero y un jabalí, en honor a su trabajo.

"Creen que es increíble", dice Kadaoui.