Última hora

Última hora

El Bordado de Madeira: Arte y tradición

Leyendo ahora:

El Bordado de Madeira: Arte y tradición

El Bordado de Madeira: Arte y tradición
Tamaño de texto Aa Aa

Uno de los mejores y más lujos productos de Europa está hecho por las mujeres que viven en el campo en Madeira. Estas mujeres han transmitido de generación en generación las habilidades y técnicas artesanales de un bordado meticuloso y se muestran orgullosas cuando dicen que su artesanía es hoy tan auténtica como lo era hace 150 años.

Ana Luisa y María Ana son amigas desde pequeñas. Al igual que sus madres y abuelas, ambas aprendieron desde su primera infancia esta artesanía milenaria de la isla.

María Ana Abreu comenzó "a bordar cuando era muy pequeña. Empecé a dar las primeras puntadas cuando tenía vacaciones en el colegio. Con 8 o 10 años ya hacía los tipos de puntos más fáciles. Después, cuando terminé sexto y dejé el colegio empecé a bordar. Me sentaba al lado de mi madre y de mi abuela a dar puntadas".

El Bordado de Madeira se remonta a cientos de años y se hizo famoso en todo el mundo durante la Feria Universal de Londres de 1851. Desde entonces las bordadoras trabajan codo con codo con las compañías de la isla para producir el auténtico Bordado de Madeira.

A menudo se requieren semanas, si no meses, para terminar un bordado debido a que muchos de sus motivos cuentan con una gran variedad de puntadas complicadas.

En este taller tradicional de Funchal se han realizado cientos de motivos bellos y delicados en los últimos 90 años.

Fundado en 1925 por el abuelo del actual propietario, este es uno de los últimos negocios familiares que quedan.

João Sousa, propietario del taller Patricio & Gouveia, nació en la parte de atrás del edificio. “Ahí estaba la casa de mi padre y cuando de pequeño tenía vacaciones venía aquí, digamos que para verificar las cosas". Y ha estado en el negocio desde entonces.

Todo se lleva a cabo en el taller, desde la concepción de los diseños hasta la creación de los motivos. Cada paso del proceso se hace a mano. Esta práctica es una reminiscencia de antaño.

João Sousa explicó a Euronews que las bordadoras se desplazan al taller “desde Funchal o desde otra parte de Madeira, recogen el material, lo entregan en su zona, hacen los bordados y después lo traen de vuelta".

Desde ropa de cama hasta ropa de bebé, el Bordado de Madeira cuenta con una amplia gama de productos con diseños tradicionales y otros más contemporáneos. Algunos bordados pueden llegar a tardar más de 3 años en realizarse y volver a la fábrica. Si el bordado cumple con los requisitos de calidad, contará con el sello oficial de autenticidad.

Ana Luisa y María Ana presentarán su artesanía en la Exposición de Homo Faber de Venecia que organiza la Fundación Michelangelo y que se celebrará en septiembre.

El Bordado de Madeira es uno de los productos de lujo seleccionados para acudir a la muestra dedicada a la artesanía europea.

Aunque puede que sus hijas no continúen con la tradición, ambas están orgullosas de su arte.

"Me gusta lo que hago” dice Ana Luisa Santos. “Me gusta bordar, me gustan mucho los bordados y también me gusta ver el bordado una vez está terminado".

Más de focus