Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Cómo la sequía sumió a los agricultores europeos en la desesperación

Cómo la sequía sumió a los agricultores europeos en la desesperación

Cómo la sequía sumió a los agricultores europeos en la desesperación

En el verano de 2018 se registraron temperaturas récord en toda la Unión Europea y, mientras muchos consumidores se dirigían a la playa, en los campos los agricultores se enfrentaron a una verdadera crisis.

Los productores de leche fueron los más afectados por la sequía, enviando rebaños de vacas al matadero porque no había suficiente forraje para alimentar al ganado. Los retrasos en el matadero llegaron a cuatro semanas, dijo a Euronews un agricultor del noroeste del Reino Unido.

La Unión Europea presentó la semana pasada medidas adicionales para apoyar a los agricultores, además de las anunciadas a principios de agosto. Pero ¿es suficiente? Euronews habló con los agricultores europeos para averiguarlo.

El agricultor alemán Phil Latham, junto a sus vacas.Kelsall Hill

¿Cómo de preocupante es la situación?

"Esta es probablemente la peor sequía que la mayoría de la gente ha conocido en su vida", dijo a Euronews Minette Batters, presidenta de la Unión Nacional de Granjeros de Inglaterra y Gales. "Es comparable con la última sequía grave que habíamos tenido, que fue en el 1976".

Además, la sequía se produjo como consecuencia de lo que Batters describe como "un invierno realmente duro", lo que llevó a que los suministros de forraje fueran extremadamente bajos en todo el Reino Unido a medida que se acercaba la primavera.

En Alemania se dio una situación similar, con un suministro muy escaso de alimento para el ganado. "Este año tenemos la cosecha más baja del siglo", dijo a Euronews Udo Hemmerling, Secretario General Adjunto de la Asociación Alemana de Agricultores.

"Hemos sufrido pérdidas muy graves, especialmente en el norte y el este de Alemania, y nuestros vecinos de Escandinavia y Polonia están viviendo la misma mala situación", añadió.

André Stallbaum, un agricultor alemán, dijo que había experimentado caídas significativas en su cosecha en comparación con años anteriores: "Perdimos cerca del 50% de nuestra cosecha de trigo, 35%-40% de la quinoa, 35% del centeno".

De hecho, en su boletín Crop Monitoring in Europe de julio y agosto, la Comisión Europea dijo que Alemania se había visto afectada por la sequía en todo el país, así como por cultivos y zonas específicas en Francia, Italia, el Reino Unido, Irlanda, Polonia, Hungría y Rumania, entre otros.

¿Notarán los consumidores esa sequía?

Es probable que los consumidores de la Unión Europea vean una diferencia en los supermercados o en los recibos de sus compras debido a las extremas condiciones de explotación.

Para Stallbaum, el cambio que los consumidores percibirán estará relacionado con la cantidad de fruta en los estantes, aunque el impacto visible de la sequía será limitado.

"Los consumidores podrán ver un impacto en el supermercado, pero supongo que no será muy diferente a otros años. Los productos vienen de otras partes del mundo para llenar las estanterías, así que supongo que la gente apenas se dará cuenta".

Latham no creen que muchas personas sean conscientes de la magnitud de los daños causados por la sequía y de los efectos reales que se producirán en torno a la Navidad.

"Ellos (los consumidores) han tenido un verano glorioso y han comido muchos helados y eso ha sido genial para la industria láctea. Pero sospecho que este invierno los precios de los alimentos aumentarán significativamente en los productos lácteos, de hecho ya han aumentado los de las frutas, las verduras y los productos agrícolas", dijo.

"Creo que la última investigación en el Reino Unido sugirió que iba a ser un extra de £7.50 (€8.31) por semana en el gasto del consumidor medio."

La Comisión pidió a todos los Estados miembros que proporcionaran información actualizada sobre el impacto de la sequía del verano antes del 31 de agosto, cuyos resultados se publicarán en un informe en las próximas semanas.

El productor lácteo británico, Phil Latham, dijo a Euronews que el pronóstico para el invierno y para el próximo año es oscuro. Él, como muchos, tuvo que usar las reservas del invierno y comprar alimentos caros.

"Llegó un punto en el que la hierba dejó de crecer por completo", dijo. "En un momento llegué a una reserva de 40 días de ensilado de hierba... y hay más de 40 días en invierno".

De hecho, esta escasez hizo que los precios se dispararan en toda la UE. El maíz nunca fue tan caro en el Reino Unido, vendiéndose a cuatro veces su precio habitual.

¿Qué ayudas han proporcionado los gobiernos y la UE?

Para reducir el impacto de la escasez de forraje, la Comisión Europea ha anunciado un ablandamiento de las normas de ecologización, es decir, de los planes que impiden a muchos agricultores pastar o cortar hierba de determinadas zonas de la tierra.

También se pretende acelerar los pagos a los agricultores, junto con otras medidas, pero estas acciones tendrán que ser votadas y no se adoptarán formalmente hasta finales de septiembre.

Sin embargo, Latham dijo que esto no es suficiente: "De momento me he ahorrado poco más de 1000 euros. Tendremos que esperar y ver si las cálidas palabras y los tópicos que hemos tenido se convierten en acciones", agregó.

En Alemania, el gobierno federal anunció el 22 de agosto que aportaría hasta 170 millones de euros para compensar las pérdidas empresariales, además de la existente ayuda estatal cifrada en alrededor de 340 millones. Pero ¿está llegando esta financiación a quienes la necesitan?

El Comisario Europeo de Agricultura, Phil Hogan, declaró el 30 de agosto: "Estoy en contacto con los ministros de los Estados miembros afectados, ya que estamos evaluando la idoneidad de las acciones que ya están en marcha.

Acojo con satisfacción los recientes anuncios de varios Estados miembros dispuestos a actuar en favor de su sector agrícola, y seguiré trabajando con ellos para garantizar que utilicen al máximo las posibilidades disponibles".

Stallbaum dijo que no espera recibir ningún dinero, ya que su negocio asumió trabajo extra en relación con otras granjas de la zona y la autoridad local para tratar de hacer frente a algunas de las deficiencias que se sentían a causa de la sequía.

"Si se hace algo para reducir la pérdida, dicen: 'Bueno, pueden sobrevivir, así que no necesitan ayuda'", dijo. "No hemos visto ningún dinero hasta ahora. En esta etapa, son sólo promesas".