Última hora

Última hora

Bélgica rechaza la extradición de Valtonyc a España

Leyendo ahora:

Bélgica rechaza la extradición de Valtonyc a España

Bélgica rechaza la extradición de Valtonyc a España
Tamaño de texto Aa Aa

Un juez belga rechazó hoy la euroorden de extradición contra el rapero español Josep Miquel Arenas, conocido por su nombre artístico Valtònyc, condenado en España a una pena de tres años y medio de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, injurias a la corona y amenazas.

Según dijo el abogado Gonzalo Boye, que forma parte del equipo de la defensa, el juez rechazó la extradición del rapero mallorquín "por falta de doble incriminación" en Bélgica, dado que los delitos de los que está acusado en España se consideran en este país "conductas atípicas".

"El juez rechaza la extradición en una resolución muy motivada, imaginamos que el fiscal belga la va a recurrir, pero el juez entiende que esto es libertad de expresión y que ninguna de esas frases de sus canciones tenían contenido criminal", afirmó Boye a la salida del tribunal de Gante, encargado del caso.

Se trata de la cuarta vez que el rapero comparece ante la Justicia belga, después de que la vista se aplazara dos veces.

Declaraciones en exclusiva para Euronews tras conocerse la decisión de la justicia belga.

Lee: ¿Qué país castiga con penas más severas las injurias contra los símbolos nacionales?

Valtonyc, mallorquí de 25 años, fue detenido en 2012 y condenado en febrero de 2017 por las letras de algunas de sus canciones publicadas en Youtube y en sus discos en las que insulta al rey y ensalza a organizaciones terroristas como ETA o el GRAPO.

El Supremo consideró entonces en su sentencia que la letra "comporta una alabanza, no ya de los objetivos políticos sino de los medios violentos empleados por la citadas organizaciones terroristas y por sus miembros y contienen una incitación a su reiteración".

No se trata del único rapero español sentenciado por sus canciones, el también rapero español Pablo Hásel se enfrenta una condena de 9 meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo.

"Tampoco hay injurias a la corona ni amenazas"

"Finalmente nos han dado la razón, creo que es un gran día", dijo el abogado de Valtonyc, y consideró que si la Justicia española "aplicara estándares democráticos" no se hubiera producido "esta situación bochornosa".

El abogado Simon Beckaert confirmó que "el juez ha denegado la extradición y ha descartado las tres condenas. No hay enaltecimiento del terrorismo según la legislación belga; tampoco hay injurias a la corona ni amenazas por lo que no hay lugar para la extradición". "Ahora hay que esperar" a saber si el fiscal belga recurrirá, algo que puede hacer en un plazo de 30 días.

Lee: El rap español por la libertad de expresión

Sobre Valtònyc pesa aún una condena en España, por lo que "no puede volver", dijo Boye.

"Siempre es tiempo de rectificar, no basta con reducir las penas, basta con que los hechos no sean constitutivos de delito, hablamos de un concepto democrático, la libertad de expresión", consideró.

El rapero dijo estar "muy contento" y consideró "muy triste por la gente en España que no tiene la suerte de estar ante una Justicia justa".

"Llegaremos a los tribunales europeos de derechos humanos, crearemos un precedente y demostraremos que en España no hay libertad de expresión", agregó.

Desencuentros entra la justicia española y belga

El rapero mallorquín no se presentó ante la Audiencia Nacional el pasado 24 de mayo, cuando concluía el plazo de 10 días dado por la Justicia española para entrar en prisión, y decidió huir a Bélgica. Se dictó entonces una orden nacional, europea e internacional de busca y captura.

La decisión de Bélgica sobre Valtonyc asesta un nuevo golpe a la justicia belga a la española después de que la fiscalía de Bruselas anunciara el cierre definitivo de la causa abierta contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y los exconsejeros Antoni Comín, Lluís Puig, Meritxell Serret y Clara Ponsatí, condenados en España por delitos de rebelión, malversación y sedición.