Última hora

Última hora

Homeópatas españoles se defienden de la ofensiva: "Mis pacientes están indignados"

Leyendo ahora:

Homeópatas españoles se defienden de la ofensiva: "Mis pacientes están indignados"

Homeópatas españoles se defienden de la ofensiva: "Mis pacientes están indignados"
@ Copyright :
Photo by Jesper Aggergaard on Unsplash
Tamaño de texto Aa Aa

"Somos médicos y conocemos la medicina tradicional, hemos estudiado", se defiende Alberto Sacristán, presidente de la Asamblea Nacional de Homeopatía y de la Sociedad Española de Medicina Homeopática, de una misiva firmada esta semana por cientos de científicos españoles que piden que se actúe contra la "pseudociencia que mata".

Promovida por la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APEPT), la carta se dirige a la ministra de Sanidad de España, Luisa Carcedo, y surge tras la publicación de un artículo en el diario español El País sobre una paciente de cáncer que murió tras abandonar la terapia de quimioterapia a favor de "pseudoterapias".

"Actualmente ya hay estudios que han demostrado que aquellos seguidores de terapias complementarias aumentan en un 470% su riesgo de morir en caso de pacientes oncológicos", explica Elena Campos a Euronews, presidenta de la APEPT.

Los médicos homeópatas "no retiramos tratamientos oncológicos, y en general podríamos decir ningún tratamiento prescrito por un compañero, antes de hacerlo se habla con el compañero", asegura Sacristán a Euronews, cuyos pacientes, explica, "están indignados" con la reciente polémica y con la carta que les hace sentir "insultados" y tratados de "analfabetos".

"La investigación no es blanco o negro, todos los medicamentos tienen estudios a favor y en contra y estudios que no son concluyentes, con la homeopatía pasa lo mismo", añade.

"Pseudociencia que mata" u "opción terapéutica"

Sacristán explica que la homeopatía no es "pseudociencia", ni ciencia, sino "una opción terapéutica, igual que prescribir ejercicios" de la que se pueden beneficiar los pacientes oncológicos para reducir los efectos secundarios de tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia o para combatir trastornos como la ansiedad o el insomnio, comunes tras el diagnóstico.

"Los pacientes que utilizan homeopatía en un tratamiento oncológico tienen un grado de satisfacción muy alto", asegura Sacristán. "No voy a prescribirles algo contraproducente porque ese paciente no volvería a verme, me denunciaría".

Mario, en el centro de la polémica

Uno de los casos que más discusiones ha generado en torno a quien tiene responsabilidad en el abandono de las terapias tradicionales es el de Mario Rodríguez, un joven de 21 años con leucemia que decidió dejar la quimioterapia y falleció en 2013.

Cuando tomó esa decisión, Mario estaba siendo tratado por un curandero, José Ramón Llorente, que, según su familia, prometió curarle con "con medicina naturista y ortomolecular". El Juzgado de lo Penal número 10 de Valencia absolvió a Llorente de los delitos de intrusismo y homicidio y consideró que la decisión de Mario de no seguir el tratamiento médico tradicional fue "libre y consciente".

"Ponen el ejemplo de un paciente que no ha sido valorado por un médico y no ha sido tratado con homeopatía", señala Sacristán en referencia al mediático caso. "Engloban a muchos profesionales que nada tienen que ver con la homeopatía".

Para este médico homeópata existen puntos en común con los firmantes de la carta que demoniza su práctica: "Hay que hacer una regulación más estricta" contra el "intrusismo profesional", indica.