Última hora

Última hora

El infierno de las prisiones rusas

Leyendo ahora:

El infierno de las prisiones rusas

El infierno de las prisiones rusas
Tamaño de texto Aa Aa

Sale de la cárcel Yevgeny Makarov cuyo caso destapó un escándalo de torturas y abusos en las prisiones rusas.

El vídeo que destapó el escándalo muestra a Yevgeny Makarov, recluso en Yaroslavl, centro de Rusia, esposado y semidesnudo recibiendo una brutal paliza por un grupo de 18 uniformados.

Atención, este vídeo, no apto para menores de 18 años, puede herir la sensibilidad del espectador.

Viven bajo amenaza él y su abogada, Irina Biryukova quien logró obtener las pruebas y difundirlas a través de la prensa crítica rusa.

"Temo que puedan presionarle con amenazas para que no insista en el castigo severo que se merecen esos funcionarios. Con amenazas a sus familiares o a su madre, por ejemplo, podrían presionarle para que no insista con sus acusaciones en un castigo ejemplar", explica Irina Biryukova, abogada de la Fundación Veridicto Público, quien defiende a Yevgeny Makarov y aboga por terminar con la cultura de la impunidad y la cultura del miedo en el sistema penitenciario ruso.

Yevgeny encarna la historia de cómo una prisión puede convertirse en un infierno de abusos, palizas y violaciones.

Makarov fue torturado con un método que otros presos catalogan como “rutinario” y bien calculado. Consiste en golpear repetidamente los pies, los tobillos y las nalgas para que el recluso no pueda estar de pie o sentarse, pero sin dejar heridas demasiado evidentes en el cuerpo del maltratado.

"La tortura se ha convertido en una práctica mucho más terrible y cruel que hace años. Los carceleros llevar a utilizar para sus torturas lejía, violan con palos, por su puesto los golpes repetidos como lo hacen en el védeo, además de la práctica del ahogamiento y otros diferentes métodos muy sofisticados", explica Irina Biryukova, la abogada de Yevgeny Makarov, quien colabora con la Fundación Public Veredict.

Al menos siete de los implicados en la paliza han sido identificados y detenidos.

Amnistía Internacional exige a las autoridades rusas una investigación pertinente y que aseguren la protección de Makarov y de abogada.

El caso de Yevgeny Makarov ha abierto otros casos de tortura en prisiones rusas. Abogados y asociaciones de derechos humanos reciben cientos de llamadas y testimonios a cual más monstruoso. Cuentan que las torturas son cada vez más brutales y sofisticadas en los últimos años.

Galina Polonskaya, desde Moscú para Euronews