Última hora

Última hora

¿Ha irrumpido la ultraderecha con Vox en el mapa político español?

Leyendo ahora:

¿Ha irrumpido la ultraderecha con Vox en el mapa político español?

¿Ha irrumpido la ultraderecha con Vox en el mapa político español?
Tamaño de texto Aa Aa

Se presentó como el enemigo de las élites políticas que quiere hacer a España "grande otra vez", la formación política de ultraderecha Vox, hasta ahora marginal, acaparó la atención de los medios tras congregar a 9.000 simpatizantes en un mitin con una dialéctica que hizo suyos los eslóganes de Donald Trump.

En el icónico palacio de Vistalegre en Madrid, donde PSOE, Podemos y Ciudadanos protagonizaron sus propios actos de inflexión, el líder de Vox Santiago Abascal, antiguo dirigente del Partido Popular (PP), afirmó: "Desbordaremos las urnas".

Pero, a pesar del halo de novedad con el que buscaron sacar músculo, Vox no es un recién llegado al panorama político español. Fundado en diciembre de 2013, unos meses antes que Podemos, participaron en diversas elecciones en las que nunca lograron obtener representación parlamentaria.

Sin embargo, la última encuesta del Barómetro CIS parece sacarles de la marginalidad y les otorga un 1,4% en intención de voto, por encima de partidos con escaños en el Congreso como PNV, En Marea, Bildu o Coalición Canaria.

El politólogo español Pablo Simón señala a Euronews varios factores que explican este reciente impulso: "La tensión territorial en España, la fragmentación política en la derecha española o que la atención de los debates sobre la extrema derecha en Europa y el mundo ganen importancia".

Lee: ¿Hay un resurgir de la ideología franquista en España?

"La escala de la crisis catalana de hace un año no tiene precedentes en la democracia española y Vox tiene la percepción de que el Gobierno español de derechas que se ocupó de ella era bastante débil porque quiere una línea dura al respecto", explica a Euronews Andrew Dowling, profesor de Estudios Hispánicos en la Universidad de Cardiff.

Una imagen de Vistalegre durante el mitin de Vox el 7 de octubre de 2018.

¿Cuáles son sus posibilidades?

Simón piensa que son un partido a tener en cuenta en las elecciones europeas de mayo. "España repartirá 59 eurodiputados sin barrera y el punto de corte aproximado está en unos 260.000 votos, un objetivo que es factible para Vox", explica.

A la sombra del franquismo y siguiendo el impulso de otras formaciones de ultraderecha europeas en auge como la Agrupación Nacional de la francesa Marine Le Pen o la Liga del italiano Matteo Salvini, Vox apela a la unidad de la patria frente a los peligros de la inmigración, el secesionismo y la Unión Europea, aunque con matices: "Somos euroexigentes frente a los europapanatas".

"Si bien las encuestas lo sitúan muy lejos de sus homólogos europeos, apenas en torno al 1-3% y peleando por conseguir representación", indica Simón.

Dowling considera que la pregunta es: "¿puede haber tres partidos de derecha compitiendo incluso si es un partido de línea dura?" Ciudadanos y PP acaparan el electorado de derecha en España, por lo que ve poco espacio para un tercer contendiente.

Por otra parte, Vox tiene difícil movilizar el sentimiento anti-inmigrante en una de las sociedades más tolerantes de Europa, lo que -aclara Dowling- "no significa que todos los españoles sean tolerantes, pero sí que hay mucha más tolerancia hacia la inmigración en España que en muchas otras sociedades europeas".

Jorge Galindo, sociólgo y politólogo español, cree que con los niveles de voto que reflejan las encuestas no cree que medios y analistas deban hablar aún de popularidad, "porque, sino, podríamos terminar provocando una especie de profecía autocumplida al producir la impresión de que Vox es más popular de lo que parece", explica a Euronews.

"Sobre todo porque eso le ofrece una ventana de oportunidad a un emprendedor político como Santiago Abascal: la de llegar a una mayor audiencia de la que le permite su posición real", añade.