Última hora

Última hora

Veinticuatro países se llevan una medalla del Gran Premio de Cancún de judo

Leyendo ahora:

Veinticuatro países se llevan una medalla del Gran Premio de Cancún de judo

Veinticuatro países se llevan una medalla del Gran Premio de Cancún de judo
Tamaño de texto Aa Aa

Tercer día del Gran Premio de Cancún de judo en el que nuestro hombre del día ha sido el checo Lukas Krpalek. El campeón olímpico en Río estuvo muy enchufado en su camino a la final, en la que concentró todas las miradas en su victoria por el oro en más de 100 kilos.

El cubano Andy Granda se vio con él las caras en la final. El checo remontó gracias a dos waza ari que le dieron la medalla. El primero un contraataque que llevó al cubano al tatami, y el segundo con su técnica favorita, el sumi gaeshi.

Gran deportividad mostrada por el checo, que agradeció a su oponente por el combate.

Una técnica de sacrificio que fue útil de nuevo para el primer cabeza de serie, que puso todo su peso bajo su oponente, volteándole precisamente sobre su espalda.

"No es muy pesado, pesa lo mismo que yo. Esto es mejor para mi. Si lucho contra oponentes de 150 kilos, son muy fuertes, es muy duro, no es fácil. Pero este oponente es el que me gusta más. Hoy hemos luchado, creo, muy bien y estoy contento", explicaba Lukas Krpalek.

La mujer del día fue la japonesa Rika Takayama, que exhibió un judo tradicional en su ruta hacia el oro, con un tsuri goshi directo seguido de un agarre. Takayama estaba muy contenta de llevar esta medalla a Japón, con la que 24 países han conseguido un metal en Cancún.

El medallista de plata en un mundial cubano Iván Felipe Silva Morales, se llevó el oro en menos de 90 kilos consiguiendo un fantástico ippon en la final contra el alemán Marc Odenthal.

En la final de menos de 100 kilos el ruso Niiaz Bilalov pasó por encima del australiano Laurin Boehler combinando dos técnicas consiguiendo el ippon y el oro.

Idalys Ortiz consiguió una victoria técnica en más de 78 kilos que le valió otro oro a Cuba.

Nuestra acción del día vino del austriaco Aaron Fara en menos de 100 kilos en el combate por el bronce. Fara colocó a su oponente brasileño en la cadera para llevarle al suelo en un rotundo ippon que deleitó al público.