Última hora

Última hora

Una frontera física afectaría a los negocios que viven en la frontera irlandesa

Leyendo ahora:

Una frontera física afectaría a los negocios que viven en la frontera irlandesa

Una frontera física afectaría a los negocios que viven en la frontera irlandesa
Tamaño de texto Aa Aa

Las empresas que viven en la frontera entre las dos zonas de Irlanda temen que el Brexit tenga un impacto negativo en sus negocios. Es el caso de la granja Silverhill situada a apenas 100 metros de la línea que separa la UE del Reino Unido.

"Nosotros suministramos entre el 90% y el 98% de los patos que se venden en Londres", se´ñala Barry Cullen, portavoz de la granja

Sus patos nacen en la zona británica, pero se sacrifican en Irlanda y luego vuelven al Reino Unido para ser envasados antes de su venta.

"Cada pato llega a cruzar la frontera al menos 3 veces durante su producción, a veces 4 o 5. Muchos negocios se han desarrollado debido al libre acceso entre ambas zonas. Cuando existía la frontera en esta zona era difícil conseguir trabajo y había un desempleo masivo. Nadie quiere volver a eso" añade Cullen

Nuevos aranceles incrementarían los precios de sus productos en un 30% en el Reino Unido, una situación insostenible para empresas y consumidores.

"El Reino Unido es un importador masivo de alimentos. Sólo producen lo suficiente para alimentar al 60% de la población. Así que el 40% de sus alimentos tendrían que ser importados". destaca Cullen

Las empresas de la zona esperan un Brexit beneficioso para sus intereses que no afecte a la línea divisoria entre las dos partes.