El huracán Willa no deja víctimas a su paso por México

Un árbol caído en el municipio de Escuinapa
Un árbol caído en el municipio de Escuinapa
Tamaño de texto Aa Aa

Caminos secundarios cerrados por árboles caídos, inundaciones, daños en casas y cortes de luz y agua son las secuelas que ha dejado el huracán Willa tras golpear el Pacífico mexicano. Después de perder fuerza durante los últimos días pasando de categoría 5 a 3, el huracán Willa tocó tierra el martes por la noche en el noroeste del estado de Sinaloa. No dejó víctimas gracias a las previsiones del Centro Nacional de Huracanes.

Las autoridades confirmaron que 13.000 personas fueron evacuadas. Pero los daños materiales son cuantiosos y varias poblaciones en los estados de Sinaloa, Nayarit y Jalisco quedaron incomunicadas. El municipio de Escuinapa, de 30.000 habitantes, fue uno de los más afectados. En esta población el huracán dejó daños en viviendas, en una iglesia y en el hospital general. Más de 2.000 personas de las aldeas costeras de la comunidad que habían sido desalojadas ya han empezado a regresar a sus casas. Tras tocar tierra, Willa ya ha dejado de ser huracán para convertirse en tormenta tropical.