Última hora

Última hora

El judo manda un mensaje de paz al mundo

Leyendo ahora:

El judo manda un mensaje de paz al mundo

El judo manda un mensaje de paz al mundo
Tamaño de texto Aa Aa

La familia del judo celebró el día mundial del Judo en Abu Dabi cuyo tema de este año es la amistad.

El judo mandó un mensaje de paz al mundo a través del campeón del olímpico Ilias Iliadis que dio una clase magistral a los miembros de la Federación de Judo de los Emiratos Árabes.

El israelí Sagi Muki fue el héroe de la segunda jornada del Grand Slam de Abu Dabi.

El judo sentó las bases de una participación histórica. Israel compitió bajo su bandera nacional por primera vez en un país del Golfo Pérsico.

La ministra de Deporte y Cultura de Israel, la General de Brigada, Miri Regev, le entregó a Muki la medalla de oro momentos antes de que el presidente de la Federación de Judo de Emiratos Árabes, Mohamed Bin Tha'loob Al Derai, recibiera un diploma a manos del presidente de la Federación de Judo Internacional, Marius Vizer, como Embajador de la paz y la amistad.

Los tres se unieron para escuchar el himno nacional de Israel.

"Quiero darle las gracias al señor Vizer, a Miri Regev y la comunicación que hay aquí en Abu Dabi, que nos ha permitido pelear bajo nuestra bandera" declaró Sagi Muki. "Me gustaría darles las gracias a todos por esto. Estoy muy feliz"

Nuestra mujer del día fue Margaux Pinot. La judoka francesa ganó su primera medalla de oro en un Grand Slam en Abu Dabi y derrotó a la alemana Miriam Butkereit para subirse a los más alto del podio en la categoría de los 70 kilos.

Pinot habló con la prensa después de su combate: "En la final he peleado con esta judoka alemana con la que ya había peleado unas semanas antes en Glasgow" La francesa afirmaba estar "orgullosa de la jornada y de mi medalla".

La holandesa Juul Franssen se impuso en la categoría de los 63 kilos a la eslovena Andreja Leski durante el tiempo añadido e hizo sonar el himno nacional holandes en Abu Dabi.

Por su parte, Lasha Shavdatuashvili continuó con el gran estado de forma de ayer de sus compatriotas y elevó a 3 el número de medallas de oro para Georgia. Shavdatuashvili se colgó el oro en la categoría de los 73 kilos tras derrotar al kosovar Akil Gjakova en la final.

Aunque lo verdaderamente importante en esta segunda jornada fue el poder de la amistad, la paz y el respeto en un Día Mundial del Judo memorable.