Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

¿Cómo serán las relaciones francoalemanas sin Merkel?

¿Cómo serán las relaciones francoalemanas sin Merkel?
Tamaño de texto Aa Aa

Seguramente no haya una ciudad más emblemática en Francia que Estrasburgo para entender el vínculo entre los dos potencias europeas que han liderado Europa durante las últimas seis décadas, Francia y Alemania. Situada en la frontera con Alemania, esta ciudad está sujeta a una doble influencia, lo que se refleja en su arquitectura y en su cultura.

Un tranvía conecta Estrasburgo con la ciudad alemana de Kehl. La línea fue cerrada en 1944, pero ahora es el símbolo de la cooperación francoalemana. Sin embargo, este importante eje europeo podría cambiar. La retirada de la política de la canciller de Alemania, Angela Merkel, podría poner fin a las buenas relaciones francoalemanas, según el profesor Schirmann:

"Hay que reflexionar sobre cómo esta pareja de países, que seguirá siendo imprescindible si se quiere avanzar en Europa, sentará alrededor de la mesa a otros países, es decir, tendrá una relación más inclusiva que exclusiva."

La decisión de Angela Merkel se produce al mismo tiempo que Europa se enfrenta a retos internos y externos. Para la socialista Maria Joao Rodrigues, la canciller debe ahora dar luz verde a la reforma de la eurozona, lo que podría mejorar la cohesión interna.

Maria Joao Rodrigues, eurodiputada socialista portuguesa:

"La canciller Merkel tiene que decidir si quiere estar con los que quieren una solución o con los que están en contra de esa solución."

Este martes, en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo, Angela Merkel ofrece su visión del futuro de Europa. Muchos creen que su retirada de la política alemana marca el principio de una nueva fase para la política europea, donde la tradicional coalición entre conservadores y socialistas dejará el paso a las alianzas cambiantes entre fuerzas heterogéneas, con un fuerte bloque populista.