EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

La CIA barajó usar un suero de la verdad en los interrogatorios del 11-S

La CIA barajó usar un suero de la verdad en los interrogatorios del 11-S
Derechos de autor 
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La CIA barajó usar un potente narcótico como suero de la verdad por lo menos en el interrogatorio del palestino Abu Zubeida tras los atentados del 11 de septiembre. Así lo desvelan unos documentos secretos, conseguidos por una organización cívica tras una larga batalla judicial.

PUBLICIDAD

La CIA se planteó utilizar un potente narcótico como suero de la verdad en los interrogatorios realizados a sospechosos tras los atentados del 11 de septiembre.

Así lo ha desvelado ACLU, una organización de derechos cívicos estadounidense, que tras una larga batalla judicial ha conseguido que se desclasifiquen los documentos en los que se explican todos los detalles y los ha puesto en línea.

En los 90 folios se cuenta cómo médicos de la CIA barajaron utilizar un sedante llamado Midazolam con el palestino Abu Zubeida, uno de los presuntos cerebros del ataque contra la Torres Gemelas, después de no conseguir que hablara pese a haberle sometido a repetidos ahogamientos simulados y haberle privado de sueño, entre otras medidas.

Sin embargo, los que defendían el uso del suero de la verdad se toparon con la prohibición expresa en la CIA de hacer experiencias médicas con los presos. Esta prohibición se impuso después de que una persona a la que se dio LSD se suicidara durante un programa secreto en los años 50

En 2009, el expresidente demócrata Barack Obama puso fin a esos interrogatorios, considerados por muchos auténticas torturas y que eran llevados a cabo en prisiones secretas de la CIA.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Violencia y tortura en las cárceles turcas pos golpe de estado

Primer interrogatorio a Salah Abdeslam en Francia

El director de la CIA responde con ambigüedad al informe sobre las técnicas de interrogatorio