Última hora

Última hora

Cómo detectar a tiempo la enfermedad que le puede dejar ciego

Leyendo ahora:

Cómo detectar a tiempo la enfermedad que le puede dejar ciego

Cómo detectar a tiempo la enfermedad que le puede dejar ciego
Tamaño de texto Aa Aa

Para mejorar el diagnóstico precoz de las enfermedades oftálmicas y neurodegenerativas de forma segura y precisa, varios investigadores europeos buscan respuestas en las últimas tecnologías ópticas".

El mayor hospital de Austria atiende diariamente a docenas de pacientes, a los que somete a una una estrecha vigilancia en su departamento de oftalmología.

Existe una enfermedad recurrente, a menudo bajo escrutinio: la degeneración macular relacionada con la edad.

Este ha sido el diagnóstico que recibió el verano pasado Barbel Langer, ex psicoterapeuta de 79 años de edad, después de que la parte de sus ojos necesaria para la visión aguda y central quedase dañada:

"Me di cuenta de que para la visión corta, la lectura de un libro o un periódico por ejemplo, veía cada vez peor y tenía que coger una lupa. Cuando me resultaba difícil, leía con la lupa".

Cerca de 200 millones de personas se podrían ver afectadas en todo el mundo en 2020 por la degeneración macular relacionada con la edad, según las últimas investigaciones)

Es una de las causas más comunes de la ceguera, y sin embargo carece de síntomas en sus comienzos.

En algunos casos la enfermedad avanza tan lentamente que las personas no notan cambio alguno en su visión. En otros casos, la enfermedad progresa más rápidamente y puede causar una pérdida de la visión en ambos ojos, según nos cuenta Ursula Schmidt-Erfurth, jefa de Oftalmología del Hospital General de Viena:

"La enfermedad es muy difícil de diagnosticar, especialmente en las primeras etapas, porque se produce en una parte muy pequeña de la retina, la mácula, que permite ver los detalles pequeños. Un mínimo cambio puede causar un gran daño, por eso es muy importante detectarlo lo antes posible, cuando la visión aún es buena".

En la actualidad, científicos europeos desarrollan en un un proyecto una técnica totalmente nueva destinada a proporcionar mejores diagnósticos, lo que también podría conducir al desarrollo de nuevas terapias.

Su enfoque se basa en tres tecnologías ópticas muy complejas.

El resultado esperado permitiría a los médicos ver literalmente qué hay dentro de los ojos del paciente, a nivel molecular.

"La tecnología está dirigida a proporcionar imágenes no invasivas similares a las que ya tenemos, pero con una resolución mucho mejor. Así podemos entender cómo se conecta la vascularización dentro de la retina", explica Mathias Salas, Ingeniería Eléctrica, Universidad Médica de Vien.

Las tecnologías utilizadas incluyen la espectroscopia Raman, la fluorescencia y la tomografía de coherencia óptica.

Al ser los ojos órganos tan sensibles, el principal desafío es cómo garantizar la seguridad al aplicarlos.

Para Rainer Leitbeb, médico físico y coordinador de proyectos de la Universidad de Medicina de Viena, éste es uno de los principales desafíos:

"Uno de los retos de este método es, por supuesto, la sensibilidad del ojo a la luz. La gran ventaja del método es que no tengo que tocar el ojo; puedo escanear el ojo con la luz y medir la luz que regresa del mismo, y es esa luz que regresa del ojo la que nos facilita toda la información necesaria para el diagnóstico".

Dado que los ojos son una ventana abierta al cerebro, la tecnología podría ser igualmente utilizada para la detección temprana de otras enfermedades, según los científicos y oftalmólogos:

"La retina humana cambia muy poco en el curso de la vida, si hay cambios, son el resultado de enfermedades, estos son cambios en los vasos centrales, por ejemplo, la presión arterial alta o la diabetes se puede ver muy bien en la retina, pero las enfermedades neurológicas también se pueden detectar en la capa nerviosa de la retina, como la esclerosis múltiple", manifiesta Ursula Schmidt-Erfurth, profesora de Oftalmología de la Universidad Médica de Viena.

Una vez lista esta tecnología , está previsto que sea aprobada para estudios clínicos en alrededor de 100 personas, incluyendo voluntarios sanos y con degeneración macular y pacientes de Alzheimer.

Más de futuris