Última hora

Última hora

Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de lo sucedido en el estrecho de Kerch

Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de lo sucedido en el estrecho de Kerch
Tamaño de texto Aa Aa

Yuri Budzylo es el rostro humano de la crisis entre Rusia y Ucrania. Budzylo es uno de los 24 marineros ucranianos capturados por Rusia el pasado domingo. Un tribunal de Crimea ordenó su detención y la de 11 de sus colegas durante 60 días.

Budyzlo no admitió su culpa, pero tres de sus colegas sí. El Servicio Federal de Seguridad de Rusia emitió este martes un video en el que otros tres ucranianos detenidos confiesan a la cámara haber actuado de manera premeditada, dirigiendo sus barcos desde el mar Negro hacia el mar de Azov para provocar. Desde Ucrania aseguran que están claramente recitando textos aprendidos de memoria, y denuncian una confesión forzada.

Liudmina Lubina, delegada de los derechos humanos en Crimea, ha podido visitar a los marinos detenido:

"Les pregunté a cada uno de ellos si se les había impuesto algún tipo de presión moral o física y todos dijeron que no, que las condiciones de detención están bien, que se les ha dado algo de comer y que se les está tratando bien".

Acusaciones mutuas

Ahora mismo Rusia y Ucrania parecen muy lejos de ponerse de acuerdo sobre lo que sucedió el pasado domingo en el estrecho de Kerch. Moscú habla de provocación e invasión de sus aguas territoriales, mientras Kiev cataloga los hechos como un acto de agresión rusa. Mientras, los familiares de los detenidos siguen a la espera de una solución y también de respuestas. Yevhenia y Dmytro no saben dónde está su hijo, ni en qué estado: "Si mi hijo ha sido herido tan solo quiero saber si ha recibido algún tipo de asistencia médica", nos dice Yevhenia.

Desde occidente, por su parte, algunos países temen que esta crisis pueda derivar en un conflicto más amplio. En una conferencia de prensa conjunta entre los ministros de Asuntos Exteriores de Francia y Rusia, París pidió que se redujera cuanto antes la tensión por ambas partes.

"Le he dicho al señor Lavrov que se espera un gesto por parte de Rusia", reveleba Jean-Yves Le Drian. "Y que los prisioneros y los barcos retenidos deben ser liberados lo antes posible, pero también llamaré a mi homólogo ucraniano para animarle a buscar una reducción de la tensión en esta región".

"Si Ucrania, al igual que sus socios en Europa, está interesada en evitar tales situaciones en el futuro, es estrictamente necesario enviar una señal a Kiev para que no permita tales provocaciones", decía por su parte Lavrov. "Y eso no nos corresponde a nosotros, sino a aquellos que mantienen un estrecho contacto con las autoridades ucranianas".

Vladimir Putin y Angela Merkel también han conversado por teléfono para abordar esta crisis, pero con ambas partes acusándose mutuamente y con Ucrania habiendo declarado el estado de excepción, esta parece hoy por hoy lejos de menguar.