Última hora

Última hora

Primera condena a policías en Filipinas por asesinato en la ‘guerra contra las drogas’

Primera condena a policías en Filipinas por asesinato en la ‘guerra contra las drogas’
Tamaño de texto Aa Aa

Tres agentes de la policía fueron condenados a 40 años de prisión por el asesinato de un estudiante de 17 años en Filipinas, durante una operación de la guerra antidroga que lleva a cabo el presidente Rodrigo Duterte.

"El uso innecesario de la fuerza o violencia sin sentido no se justifica con el cumplimiento del deber como agentes de la ley", declaró en la sentencia el juez.

Además de la pena impuesta por el tribunal de primera instancia de Caloocan, distrito al norte de Manila, los tres agentes deberán pagar una indemnización a la familia de la víctima de 5.780 euros.

Se trata de la primera condena impuesta a la policía por abusos cometidos durante esta sangrienta guerra antidrogas, que ha provocado unas 5.000 víctimas mortales en redadas policiales, aunque grupos de derechos humanos dicen que la cifra es tres veces más grande.

El asesinato de Kian

La muerte de Kian delos Santos, abatido por disparos en la cabeza el 16 de agosto de 2017, fue grabada por cámaras de seguridad en el distrito manileño de Caloocan. Se lo acusaba de ser un narcotraficante, aunque su familia siempre negó este hecho.

Según la versión de los agentes de la policía, el joven iba armado durante la operación para arrestarle y esto les obligó a defenderse. Sin embargo, las imágenes muestran que fue arrastrado por una cancha de baloncesto y que el joven no iba armado. Esto contradecía el relato policial sobre los disparos en defensa propia.

Junto al cadáver de Kian se encontraron dos bolsas de 'shabu', una metanfetamina barata y muy consumida en los barrios pobres de Filipinas, y una pistola calibre 45. Sin embargo, los agentes resultaron inocentes de colocar pruebas incriminatorias.

La muerte del adolescente indignó a la población, que salió a las calles para denunciar las violaciones de los derechos humano cometidas por las fuerzas del orden desde que Rodrigo Duterte fue elegido en 2016.

El presidente de Filipinas ha hecho de la campaña el centro de su mandato e incluso instó a la policía a matar a cualquier sospechoso bajo la promesa del indulto.