Última hora

Última hora

May, asediada en el Parlamento tras la publicación del informe del Brexit

Leyendo ahora:

May, asediada en el Parlamento tras la publicación del informe del Brexit

May, asediada en el Parlamento tras la publicación del informe del Brexit
Tamaño de texto Aa Aa

'¿Ha perdido usted el control del Brexit?' le preguntó un periodista a Theresa May a su salida del 10 de Downing Street. La primera ministra se dirigía al Parlamento donde soportó una sesión durísima de críticas y ataques desde todos los frentes.

El desencadenante ha sido el polémico informe del Brexit, que el Gobierno británico publicó el miércoles forzado por el Parlamento. En ese informe se reconoce que el Reino Unido podría quedar atrapado "indefinidamente" en "prolongadas y repetidas rondas de negociaciones" con la Unión Europea, en particular por el llamado 'backstop', el mecanismo del salvaguarda para evitar una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Los diputados acusaron a May de ocultar el informe y falsear la situación en la frontera irlandesa.

"Esta mañana hemos visto el informe legal, hemos visto lo que el gobierno trataba de ocultar. Este gobierno ha otorgado a Irlanda del Norte la calidad de miembro permanente del mercado único y la unión aduanera", le reprochó Ian Blackford, del Partido Nacional Escocés.

May replicó que nunca había ocultado nada. "Yo misma dije aquí, en esta Cámara, que no existe un derecho unilateral de retirada del mecanismo de salvaguarda. También expliqué que ninguna de las partes tenía la intención de utilizar ese mecanismo como primera solución, y si lo hacíamos, solo sería de forma temporal", afirmó la premier.

Los euroescépticos reclaman una ruptura total con la Unión Europea y consideran que la situación de la frontera entre las dos Irlandas atenta contra la unidad del Reino Unido.

Entretanto, el Parlamento escocés ha rechazado por una aplastante mayoría, de 92 votos frente a 29, el acuerdo del Brexit porque consideran que empobrecerá no solo a Escocia sino al resto del Reino Unido.

REUTERS/Henry Nicholls
Manifestantes ante el Parlamento británicoREUTERS/Henry Nicholls