Última hora

Última hora

"Para Ciudadanos puede ser una trampa" apoyarse en Vox

Leyendo ahora:

"Para Ciudadanos puede ser una trampa" apoyarse en Vox

"Para Ciudadanos puede ser una trampa" apoyarse en Vox
Tamaño de texto Aa Aa

Todas las miradas reposan en Andalucía sobre Ciudadanos tras el vuelco parlamentario del pasado domingo. Por vez primera en cuatro décadas, puede gobernar la derecha en esta comunidad autónoma de fuerte tradición socialista. El Partido Popular está dispuesto a negociar con la formación ultraderechista Vox, que dio la gran sorpresa al irrumpir en el parlamento andaluz con 12 diputados. Ciudadanos no lo descarta por completo, lo que ha provocado tensiones internas.

En busca de luz sobre las posibilidades de gobierno que se presentan hemos hablado con el catedrático y politólogo Fernando Vallespín:

"La opción que conseguiría aglutinaría a un mayor número de votantes sería un tripartito entre el Partido Socialista, Ciudadanos y el Partido Popular, pero el problema está en quién dirigiría el gobierno en Andalucía. Evidentemente, el Partido más votado ha sido claramente el partido socialista, pero los otros dos partidos, en todo caso, siempre pondrán como condición que sea otro quien ostente la titularidad de la presidencia del Gobierno Andaluz y ahí está por ver si el PSOE está dispuesto a facilitar esto o no".

A pesar de haber quedado en tercera posición, Ciudadanos exige el liderazgo del próximo Ejecutivo andaluz en una estrategia impulsada por su líder nacional, Albert Rivera, que podría pasarle factura si se apoya en Vox:

"Para ciudadanos eso puede ser una trampa, porque potencialmente le puede conducir a perder gran parte de su voto de centro. Hay que decir que el propio Manuel Valls, que va como candidato a las próximas elecciones locales por Barcelona ha advertido ya a ciudadanos de que no puede entrarse en ningún tipo de cooperación con un partido de extrema derecha. O sea, que Ciudadanos está advertido. Lo que pasa es que Ciudadanos también quiere presionar con la posibilidad de que si los dos partidos no apoyan que su candidato sea el presidente pues bueno, puede ir a la opción de derechas, sobre todo, dirigido al partido socialista", concluye Vallespín.