Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Congreso de los socialistas europeos en Lisboa, con la vista puesta en los comicios de mayo

Congreso de los socialistas europeos en Lisboa, con la vista puesta en los comicios de mayo
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los portugueses ven las protestas de los 'chalecos amarillos' en Francia con empatía. Mientras Portugal sigue en una posición vulnerable y luchando por salir del difícil periodo de austeridad, Lisboa acoge el Congreso del Partido Socialista Europeo.

Un joven francés explica cómo ha visto al país mejorar en los últimos años: "Sí, creo que Portugal es un ejemplo, pero no se habla de ello en los medios de comunicación franceses. Nunca se habla de la extrema izquierda".

"Portugal siempre se ha representado como el paraíso del socialismo, pero los años de austeridad han dejado una profunda huella en la sociedad. Muchos se sienten abandonados y dejados de lado por la globalización, y la brecha entre la vida real y la política está lejos de cerrarse", cuenta Elena Cavallone, enviada especial de Euronews a Lisboa.

Pesimismo

Lejos de los lugares turísticos, hablamos con vecinos del barrio de Benfica. Las familias de clase media y los jubilados viven en esta zona de Lisboa. Hay un sentimiento generalizado de pesimismo sobre la situación en Portugal y también ven que las cosas no van bien en Francia.

"Hay mucha miseria. Muchas personas no tienen nada que comer y tienen que pedir caridad. Tienen que pedir dinero en la calle para comer y alimentar a sus hijos", dice una jubilada.

"Todo está empeorando en Francia. Allí ganan más, pero todo es más caro. No me gusta el vandalismo, pero sé que luchan para mejorar las condiciones de vida", señala una vendedora.

"El socialismo europeo moderno no es como el antiguo, al estilo Mediterráneo, más cercano al ciudadano. Es un socialismo más cercano a la derecha, más radical y, en mi opinión, no es la solución en este momento", explica un lisboeta.

Con la vista puesta en las elecciones europeas

En los últimos años, la socialdemocracia ha sido criticada por no promover la justicia social. En Lisboa, durante el congreso anual, el candidato de los socialistas europeos a presidir la Comisión Europea, Frans Timmermans, dice que los eventos en París son un toque de atención.

"Sea cual sea tu orientación política en Europa, si observamos lo que está pasando en París y en la mayoría de los estados miembros, todos tenemos la obligación de devolver la esperanza a la gente que la ha perdido, y eso es lo que los 'chalecos amarillos' me están diciendo. Tenemos que devolver la esperanza a la gente", declara Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea.

En toda Europa, la extrema derecha y el populismo han logrado dar voz a la ira de mucha gente. Las próximas elecciones europeas pueden ser la última oportunidad para que el Partido Socialista recupere su electorado.