Última hora

Última hora

¿Cómo evitar un final trágico en la cumbre del clima?

¿Cómo evitar un final trágico en la cumbre del clima?
@ Copyright :
Agencja Gazeta/Grzegorz Celejewski via REUTERS
Tamaño de texto Aa Aa

La amargura y el pesimismo cunden en Katowice. La cumbre del clima, la número 24 organizada por la ONU para tratar de frenar el calentamiento del planeta, concluye este viernes, tras dos semanas de crispación y batalla política que no presagian nada bueno.

El secretario general de la ONU, António Guterres, lanzó un desesperado llamamiento a los países presentes.

"No cabe ninguna duda de que este es el momento de la verdad. Desperdiciar esta oportunidad comprometería nuestra última y mejor ocasión de detener el cambio climático -advirtió Guterres-. No solo sería inmoral, sería suicida".

Entre los delegados, hay quien cree factible alcanzar un compromiso en el sprint final negociador para limitar el calentamiento global a 1,5 o 2 grados como máximo. "Esperamos que acabe bien", nos comenta una mujer.

REUTERS/Kacper Pempel

Sin embargo, las negociaciones están siendo una auténtica batalla, marcada por los retrasos y las presiones. Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait, es decir, cuatro países de los 197 presentes, se han opuesto a que se incluya en el texto final el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos, que es la base científica más sólida hasta la fecha sobre el alcance del calentamiento global y las medidas necesarias para frenarlo.

Otra cuestión que preocupa a los países más pobres es quién va a pagar las políticas climáticas y cómo se va a organizar la recogida de fondos prometidos por los países ricos a partir de 2025.

Tras casi dos semanas de intensos intercambios, las esperanzas de alcanzar un acuerdo ambicioso se han desvanecido. Los países presentes aún siguen peleándose sobre méritos, puntos y objetivos. Las negociaciones podrían durar hasta el viernes por la noche e incluso hasta el sábado por la mañana. Mientras tanto, el reloj para salvar el planeta sigue corriendo.

REUTERS/Kacper Pempel