Última hora

Última hora

Trump, la OTAN y la UE: amor y desamor en 2018

Trump, la OTAN y la UE: amor y desamor en 2018
Tamaño de texto Aa Aa

Donald Tump había calificado previamente a la OTAN de "obsoleta". Al llegar al nuevo cuartel general de la Alianza Atlántica en Bruselas en 2018, el presidente estadounidense pidió a sus socios que pusieran más dinero en las arcas: "Veintitrés de los 28 países miembros siguen sin pagar lo que deberían y lo que se supone que deben pagar por su defensa".

Las críticas este otoño recayeron sobre él. Trump asistió a los actos conmemorativos del armisticio en París. Pero no acudió a una visita a un cementero francés donde dencansan soldados estadounidenses de la I GM. El pretexto fue el mal tiempo. Trump fue acusado de deshonrar a los militares.

Francia y Alemania continuaron su impulso a favor de un ejército europeo en 2018. Una iniciativa que Trump percibió como un insulto y que el presidente francés justificó necesaria porque "Europa necesita reducir su dependencia de los demás", según el Emmanuel Macron. El presidente francés declaró: "Tenemos que protegernos de China, de Rusia e incluso de Estados Unidos."

Terminaba así la luna de miel entre el mandatario francés y el estadounidense. Meses antes, en su encuentro en la Casa Blanca, todo hacía pensar en un floreciente "romance". Donald Trump se permitía ciertas bromas, comentando ante las cámaras que ambos tenían "una relación muy especial, de hecho, voy a quitarle esta caspita... Tenemos que dejarlo perfecto, él es perfecto", y Emmanuel Macron, Presidente de Francia, le daba las gracias: "quiero agradecer al Presidente Trump y a su país, a su gente, esta cálida bienvenida."

El 'America First' provocó chispas de nuevo en la Unión Europea en 2018. La iniciativa estadounidense de aplicar fuertes aranceles a las importaciones de metales europeos amenazó con desencadenar una guerra comercial. Donald Trump sacaba punta a sus declaraciones así: "La Unión Europea ha sido terrible con Estados Unidos en materia de comercio, han sido terribles con nuestros trabajadores."

El jefe de la UE, Jean-Claude Juncker, arremetió con otro órdago. En el "ojo por ojo..." el Viejo Continente amenazó con aumentar los aranceles de ciertos productos estadounidenses como las motos Harley-Davidson, y el whisky bourbon. Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, añadió la coletilla: "Alguien podría pensar que con amigos así, no se necesitan enemigos."

En la escalada, Trump amenazó con más aranceles en otros artículos como los coches europeos y Juncker entonces fue a la Casa Blanca para intentar aplacar la tensión: "Tenía la intención de llegar a un acuerdo hoy e hicimos un trato". Trabajaremos en cero aranceles sobre producgtos industriales... "y reevaluaremos los existentes sobre el acero y el aluminio".

La Unión Europea espera que 2019 sea un año sin tantas tormentas transatlánticas