Última hora

Última hora

En 2018, Israel ha licitado más colonias que en los últimos 16 años

En 2018, Israel ha licitado más colonias que en los últimos 16 años
Tamaño de texto Aa Aa

Este año ha habido más licitaciones de viviendas en asentamientos judíos en Cisjordania ocupada que en los últimos 16, cuando se empezaron a registrar las cifras "online", según informó este jueves la ONG Shalom Ajshav (Paz Ahora, en hebreo).

Esta mañana fueron publicadas 641 nuevas licitaciones de unidades residenciales en los asentamientos de Beitar Ilit, Ofarim, Maale Adumim y Karnei Shomron.

Esta tendencia a la alza se debe, entre otras cosas, según la organización, a la presión ejercida por la coalición de Gobierno israelí para la expansión de los asentamientos "envalentonada por la falta de censura estadounidense desde la elección de Donald Trump" como lo demuestra este gráfico de la OGN.

El 63 % de las nuevas viviendas están en zonas de las que previsiblemente serían evacuadas como parte de la solución de dos Estados, según el mapa trazado por los Acuerdos de Ginebra, indicó un comunicado de Shalom Ajshav.

Desde principios de año se publicaron licitaciones para 3.808 unidades de vivienda en toda Cisjordania, comparadas con las 3.154 de 2017.

Además de estas licitaciones, el Comité de Planificación Superior del Ministerio de Defensa israelí, responsable de la autorización de construcción en colonias, avanzó entre estos dos últimos días planes para construir 2.191 viviendas, elevando el número total de viviendas promovidas en 2018 a 5.618.

Para la comunidad internacional, el establecimiento de asentamientos por parte de Israel en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, no tiene validez legal y constituye una flagrante violación del derecho internacional y un obstáculo importante para el logro de la solución biestatal y de una paz general, justa y duradera.

De hecho, la Unión Europea criticó los planes de las autoridades israelíes de construir más de 2.000 viviendas en la Cisjordania ocupada y subrayó que toda actividad de asentamiento "es ilegal bajo el derecho internacional" y pone en riesgo las perspectivas de paz en la región.

"La posición de la UE sobre la construcción de asentamientos israelíes y las actividades relacionadas está clara y se mantiene sin cambios: toda actividad de asentamiento es ilegal bajo el derecho internacional y daña la viabilidad de la solución de dos Estados y las perspectivas de una paz duradera", indicó en un comunicado el Servicio Europeo de Acción Exterior.

Una condena que, sin embargo, no se traduce en hechos concretos. La países de la Unión Europea se muestran divididos frente al conflicto entre Israel y Palestina. Un buen ejemplo de esta división quedó patente en noviembre de 2015, cuando por sugerencia del Parlamento Europeo, la Comisión Europea recomendó que se aclarara en las etiquetas de los productos israelíes que llegaban a Europa cuáles de ellos procedían de empresas instaladas en territorios palestinos ocupados desde 1967 en Cisjordania, Jerusalén Este y los Altos del Golán. Israel recalcó, entonces, esta medida mostraba el “antisemitismo” de la UE y Bruselas dió marcha atrás dejando a cada los país su autonomía para aplicar o no la norma, tratándolo como un tema estrictamente técnico y no político.

Israel es, además, un socio 'preferente' de la UE, una relación regulada por el Acuerdo de Asociación UE-Israel' firmado en 1995 entre Israel y los entonces 15 miembros de la UE, el Parlamento Europeo y el Knesset.

Una relación que el actual primer ministro, Benjamín Netanyahu pretende mantener y fortalecer. Netanyahu está inmerso en la campaña electoral para su reelección en las legislativas anticipadas del próximo 9 de abril, tras deshacerse su coalición de Gobierno y después de que la Policía recomendara procesarle en tres supuestos sobornos.

El incombustible líder del Likud, que va camino de formar su cuarto Gobierno consecutivo desde 2009, es de nuevo el favorito en los sondeos que le auguran una amplia mayor´ía; el anuncio de la construcción de nuevos asentamientos en territorio palestino ocupado parece granjearle todavía más apoyo en la sociedad israelí.