Última hora

El porno feminista como medio de emancipación

El porno feminista como medio de emancipación
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Directoras de cine feministas se han apropiado de la pornografía con la intención de convertirla en un instrumento de emancipación política y sexual frente a las producciones en masa gratuitas y estereotipadas que se difunden hoy día en internet.

En sus producciones no hay ni pechos con silicona ni superhombres. Los guiones suelen ser más realistas y las escenas sexuales, entre personas de físicos variados, están basadas únicamente en el consentimiento.

Las primeras películas de porno feminista se remontan a los años 1980 en Estados Unidos. Casi cuatro décadas después, vuelven a estar de actualidad ante el alud de vídeos de baja calidad en internet y el debate que eso suscita sobre el impacto que pueden tener sobre la sexualidad, en particular, de los jóvenes.

"El porno feminista se inscribe en una suerte de combate contra la misoginia -explica la directora francesa y exactriz Ovidie, durante un festival de cine porno feminista en Alemania-. Al reapropiarse de la pornografía, proclamamos que no vamos a dejar esto solo en manos de hombres".

"Es un combate contra la misoginia" dice la directora francesa Ovidie

Además de representar "todos los sexos", incluidos el masculino, "reducido únicamente a su pene en el porno para el gran público", los actores de estas películas responden a "físicos y culturas variadas", según la lingüista alemana y especialista de este movimiento, Laura Meritt.

A eso se une un objetivo educativo, con el preservativo como elemento imprescindible, y ético, al ofrecer a los actores unas condiciones de trabajo basadas en el consentimiento y en que cada uno elija realizar o no ciertas prácticas.

Las relaciones se realizan con las mínimas interrupciones posibles, frente a las producciones "en las que hay una ejecución metódica, que supone a menudo varias tomas" explica la actriz Misungui Bordelle.

El "feminismo pro-sexo" apareció en Estados Unidos hace cuatro décadas. Para este movimiento, la sexualidad es un terreno en el que las mujeres deben ganar su emancipación.

Otra corriente feminista, abolicionista, denuncia la mercantilización de la industria del sexo.

El sector de la pornografía no considera a estas producciones como competidoras serias, porque "las mujeres reconocen raramente que miran X" según Grégory Dorcel, dirigente de Marc Dorcel, uno de los líderes mundiales del X.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.