Última hora

Última hora

Reino Unido y Francia acuerdan colaborar frente a la llegada de inmigrantes al canal de la Mancha

Reino Unido y Francia acuerdan colaborar frente a la llegada de inmigrantes al canal de la Mancha
Tamaño de texto Aa Aa

Reino Unido y Francia apuestan por una colaboración más estrecha en su lucha contra la inmigración ilegal. El notable aumento en las últimas semanas de llegada de migrantes a través del canal de la Mancha llevó este domingo a los ministros de Interior de ambos países, Christophe Castaner y Sajid Javid a abodar conjuntamente la necesidad de incrementar las operaciones de vigilancia en este punto, lo cual no ha tardado en despertar serias criticas por parte de diversas organizaciones.

"El Reino Unido apenas acoge a ninguno de muchos refugiados que hay en el mundo", recuerda a euronews Steve Valdez-Symonds, director del Programa de Derechos del Refugiado e Inmigrante de Amnistía en el Reino Unido. "Incluso para los estándares europeos, el Reino Unido no es ni mucho menos un gran receptor de solicitantes de asilo. Ciertamente, Francia recibe el doble de refugiados y solicitudes de asilo, y eso que ni siquiera es tampoco un país que esté recibiendo un gran número de refugiados", lamenta Valdez-Symonds.

Críticas al ministro de Interior

Según informan los medios británicos, desde el pasado noviembre unas 220 personas han tratado de llegar al Reino Unido en pequeñas embarcaciones. Un aumento drástico con el que no contaba el Gobierno, acusado por la oposición de lentitud e inacción, y obligado a pedir ayuda a Francia para "regular la inmigración, proteger sus fronteras y salvar vidas humanas". El ministro británico del Interior, Sajid Javid, se ha visto obligado a acortar sus vacaciones navideñas ante una situación que ha calificado de "grave".

Las mafias del Canal de la Mancha

Una investigación de la BBC ha revelado que grupos organizados convencen a los migrantes en Francia para que crucen el canal de la Mancha con el argumento de que las fronteras se cerrarán después del Brexit. Pero esta travesía es sumamente peligrosa, por la densidad del tráfico marítimo, las fuertes corrientes y la baja temperatura del agua. En apenas una semana, han sido rescatadas más de un centenar de personas.