Última hora

Última hora

Retrato del agresor sexual desconocido en España

Retrato del agresor sexual desconocido en España
@ Copyright :
Photo by Stefano Pollio on Unsplash
Tamaño de texto Aa Aa

Varón español de 28 años, este es el perfil de los autores de agresiones sexuales a desconocidas en España, según el mayor estudio publicado hasta el momento sobre este problema social que casos como el de 'La Manada' o el asesinato de Laura Luelmo han puesto a debate en las calles y en el Congreso.

Según las autoras de 'Agresores sexuales con víctima desconocida', los individuos "que agreden a una víctima con la que no tienen una relación previa son los más difíciles de identificar", por lo que la policía solo consigue esclarecer la mitad de estos casos, mientras que se resuelven el 81% de aquellos en los que agresor y víctima se conocían.

Se clasifican dentro de esa categoría, cuando la víctima y el agresor nunca se han encontrado, aunque esta le pueda reconocer de vista, o cuando ambos han pasado juntos menos de 24 horas.

Tras analizar durante tres años (de 2009 a 2013) más de 600 atestados policiales en colaboración con el Ministerio del Interior español, sus conclusiones permiten trazar una descripción de las características del agresor medio:

Se trata de un hombre de entre 18 a 35 años (57%), de nacionalidad española (52%), quien atacó por la noche (46,1%), en la vía pública (42%), utilizando violencia o intimidación (33,5%), de viernes a lunes, siendo el domingo el día con más frecuencia, de junio a septiembre.

Melilla, Islas Baleares y Madrid fueron las comunidades autónomas que registraron la mayor tasa de agresiones por 100.000 habitantes durante el período analizado.

Según el estudio, el 75,9% de los casos el agresor se desplazó un máximo de 2,5 kilómetros desde su residencia hasta la escena del delito.

La investigación también traza un perfil de la víctima: una mujer de entre 18 y 35 años (61%) y de nacionalidad española (66%).

Después de presentar los resultados, las investigadoras proponen la implementación de una serie de medidas para mejorar la identificaciones de estos agresores, como la creación de una base de datos específica para delitos sexuales compartida por los cuerpos policiales o la introducción de coordenadas GPS con las zonas con más incidencia de delitos sexuales.

La tasa de victimización en agresiones sexuales en España (0,1) se sitúa muy por debajo de la media internacional (0,6), según el estudio.