Última hora

Última hora

El cardenal Barbarin niega haber encubierto a un cura pederasta

El cardenal Barbarin niega haber encubierto a un cura pederasta
Tamaño de texto Aa Aa

Toda Francia está pendiente del Tribunal Correccional de Lyon, en el segundo día del juicio más mediático de los últimos años. En el banquillo de los acusados, el máximo responsable del Vaticano en Francia, el cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, acusado de ocultar los abusos sexuales de un cura pederasta.

"Responderé a la justicia. Es ella quien me llama hoy. Y me presento a ella", decía Barbarin este lunes.

El cardenal Barbarin se defendía, en la apertura del proceso, asegurando que "nunca" encubrió ni trató de "esconder esos horribles actos".

Barbarin comparece con cinco antiguos miembros de la diócesis de Lyon. Se les acusa de no haber denunciado las agresiones sexuales, cometidas por el padre Bernard Preynat, en el seno de un grupo de scouts, entre 1986 y 1991.

El escándalo estalló en 2015, cuando nueve víctimas denunciaron los hechos.

"Vuelvo al caso del cardenal Barbarin. El propio Preynat lo puso al corriente de lo que había hecho a niños. Bajo pretexto de que el cura le dijo que no iba a volver a ocurrir lo nombró decano unos años después", explicaba una de las víctimas del padre Preynat, Pierre-Emmanuel Germain-Thill.

"Pienso sobre todo en las víctimas. En todos los que no están aquí, todos los que no han podido hablar... Y creo que, al fin, vamos a saber la verdad sobre un mecanismo de silencio", señalaba otra de las víctimas del padre Preynat, Alexandre Hezez-Dussot.

Los rumores sobre su conducta pederasta llevaron a Barbarin a convocar al padre Preynat en 2010. Pero su palabra le bastó. No fue hasta finales de 2014, tras hablar con una víctima, cuando informó al Vaticano, que le pidió "evitar un escándalo público". Preynat no fue apartado de su cargo y siguió en contacto con niños hasta agosto de 2015.

"Lo que destaco de esta tarde, que me parece muy importante y que habla a 1.300 millones de cristianos, de católicos, en la Tierra, es que ha asumido sus responsabilidades, ha venido ante el tribunal y ha dicho: 'soy el jefe y en consecuencia hablo'", declaraba Andre Soulier, abogado de Philippe Barbarin.

De ser considerados culpables, Barbarin y los otros cinco inculpados se enfrentan hasta a tres años de cárcel y 45.000 euros de multa.

Dos obispos franceses ya fueron condenados a penas de cárcel exentas de cumplimiento por ocultar los comportamientos pederastas de curas a su cargo.