Última hora

Última hora

Finaliza el juicio contra el cardenal francés Barbarin por encubrir a un cura pederasta

Finaliza el juicio contra el cardenal francés Barbarin por encubrir a un cura pederasta
Tamaño de texto Aa Aa

Este jueves finaliza la vista del juicio contra el cardenal francés Philippe Barbarin y otros cinco cargos de la diócesis de Lyon, acusados de encubrir los abusos sexuales cometidos por el sacerdote Bernard Preynat.

Un caso en el que la Fiscalía no ha solicitado condena alegando prescripción de los hechos y ausencia de delitos.

Los abogados de las víctimas no se dan por vencidos.

"La Fiscalía dice "no tengo elementos para procesar por prescripción, ausencia de voluntad, bla bla bla", comenta Yves Sauvayre, abogado defensor. "No pasa nada. La de la fiscalía es solo una opinión. No es el Evangelio, es una opinión entre otras".

Este miércoles, los seis acusados negaron haber ocultado los abusos del pederasta confeso Preynat.

"Para mí lo que dice Barbarin es mentira"

La acusación les recrimina no haber denunciado los hechos cuando los conocieron.

"El cardenal Barbarin nos dice que es en 2014 cuando comprende la amplitud y gravedad de los hechos, cuando en realidad lo sabe desde al menos 2010 de propia boca del sacerdote culpable", argumenta Jean Boudot, víctima y abogado de la acusación. "El número de actos, la época en que tuvieron lugar, el número de víctimas, el carácter sexual de los hechos. Él dice en el diario "La Croix", dos meses después de ver al padre Preynat que era sensible al inconmensurable sufrimiento de las víctimas... No puede decirnos "Lo comprendí en 2014". Para mí es una mentira".

Preynat abusó de numerosos niños entre 1979 y 1990. Barbarin asegura que no conoció los hechos hasta 2014 y que en 2015 el Vaticano le aconsejó evitar el escándalo.

"Cometió algunos errores"

"Ha sido descrito como un encubridor de un sacerdote pederasta", se queja Jean-Félix Luciani, abogado de Barbarin. "Vemos ahora que cometió algunos errores, pero en ningún momento hubo voluntad de ocultar nada, más bien lo contrario: el cardenal se ha felicitado de la acción de la justicia, que él ha apoyado. Espero que este juicio constituya una forma de rehabilitación mediática para el cardenal Barbarin".

La acusación particular no espera una sentencia condenatoria, pero sí que se abra un debate sobre "la ley del silencio" mantenida por la Iglesia católica.

"Este proceso no ha sido nunca ocultado por las partes civiles", comenta Xavier Varhamian, uno de los abogados defensores. "Siempre ha sido visto como una forma de conseguir una modificación de la legislación y de hacer cambiar las prácticas en el seno de la Iglesia. En este sentido es un proceso espectáculo".

En un juicio celebrado en 2016 la Fiscalía archivó la causa por las mismas razones que declara en este proceso. Una asociación de víctimas consiguió que se reabriera tras nuevas investigaciones judiciales.