Última hora

Última hora

Tenso cruce de acusaciones entre Francia e Italia por el apoyo italiano a los chalecos amarillos

Tenso cruce de acusaciones entre Francia e Italia por el apoyo italiano a los chalecos amarillos
Derechos de autor
REUTERS/Eric Gaillard
Tamaño de texto Aa Aa

El respaldo de los vicepresidentes italianos, Matteo Salvini y Luigi Di Maio, al movimiento de los "chalecos amarillos" ha creado fricciones con el Gobierno de Francia.

"Chalecos amarillos, no os rindáis", escribió ayer Di Maio en su blog en apoyo a la oleada de manifestaciones que hace más de un mes han tomado las calles francesas para protestar contra el Gobierno de Emmanuel Macron. "Tanto en Francia como en Italia la política se ha vuelto sorda a las exigencias de los ciudadanos, excluidos de las decisiones más importantes que afectan al pueblo", añadió. "Una nueva Europa está naciendo".

"Francia se cuida bien de dar lecciones a Italia. Salvini y Di Maio aprendan a hacer limpieza en su casa", respondió la ministra de Asuntos Exteriores, Nathalie Loiseau.

"Quizás se olvida de cuando su presidente, (Emmanuel) Macron, hablando de nuestro Gobierno, nos había comparado con la lepra", continuó Di Maio en Facebook.

Entonces, el líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) -que gobierna en coalición con la ultraderechista Liga de Salvini- reiteró su apoyo a las protestas de los "chalecos amarillos".

"El pueblo francés quiere el cambio y que se escuchen más sus exigencias. No puedo no compartir estos deseos, no pienso que esté diciendo nada ofensivo hacia los ciudadanos franceses", señaló en la red social.

Y añadió: "cuánta hipocresía. Está claro que algo debe cambiar. Por ejemplo, es hora de dejar de empobrecer a África con políticas colonialistas, que causan oleadas migratorias hacia Europa y que Italia en varias ocasiones ha tenido que hacer frente sola".

Salvini, aunque más parco en palabras, también había expresado el lunes su respaldo a las protestas en Francia:

"Apoyo a los ciudadanos de bien que protestan contra un presidente que gobierna contra su pueblo, pero expreso una absoluta, firme y total condena a cada episodio de violencia, que no es útil para nadie", se limitó a comentar el también Ministro del Interior de Italia