Última hora

Última hora

Rumanía comienza una difícil presidencia de la UE entre dudas y protestas

Rumanía comienza una difícil presidencia de la UE entre dudas y protestas
Tamaño de texto Aa Aa

Comienza la presidencia rotatoria rumana de la Unión Europea con un acto que ha reunido a los dirigentes de Bruselas y de Bucarest en el Ateneo Rumano de la capital.

Serán seis meses muy complejos con asuntos clave como el Brexit, las elecciones parlamentarias europeas o las negociaciones sobre el próximo presupuesto europeo a largo plazo. La Comisión ha expresado sus dudas sobre la capacidad de este país para cumplir con sus deberes.

El Gobierno rumano, sin embargo, augura una presidencia llena de éxitos.

"La Unión Europea está hecha de compromisos pero cuando se trata de Derechos Humanos, del imperio de la ley, de respetar el imperio de la ley, cuando se trata de luchar contra la corrupción, no hay compromiso posible ", advertía el presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker." Durante estos meses, la comisión, que es amiga de Rumanía, a pesar de que algunas personas en este país a veces parecen dudar de ello, permanecerá a vuestro lado, como siempre".

"Unidos en la diversidad no es simplemente un eslógan, es la exprexsón del hecho de que nuestra unión es un proyecto perenne capaz de remodelarse a sí mismo continuamente sin renunciar a su valores y principios fundacionales", decía el presidente rumano Klaus Iohannis.

Mientras, en el exterior, centenares de personas se manifestaban entre cánticos a favor de Europa y contra la dictadura.

El segundo país más pobre de la UE es mirado con lupa por Bruselas ante sus intentos de discriminalizar ciertas formas de corrupción o sus planes de reforma judicial.

"Estamos aquí para protestar contra los que quieren destruir nuestra democracia, que han destruido totalmente la economía rumana, mientras la justicia y la economía están muriendo. Seguimos luchando contra estos criminales", se queja un manifestante.

"Nos sentimos europeos, pensamos como europeos pero no nos sentimos tratados como tales porque Rumanía es todavía un lugar en el que nuestros líderes son corruptos y donde los valores europeos no son apreciados", comenta esta mujer.

Rumanía dispondrá, pues, de medio año para probar sus habilidades para llevar el timón de la Unión en tiempos de cambio y para resolver a la vez sus graves problemas internos.