Dinamarca pone puertas al campo para luchar contra la peste porcina

Dinamarca pone puertas al campo para luchar contra la peste porcina
Derechos de autor
Ritzau Scanpix/Frank Cilius via REUTERS
Tamaño de texto Aa Aa

Poner puertas al campo para luchar contra la peste porcina africana. Dinamarca quiere vallar por completo su frontera con Alemania con accesos cada quinientos metros para proteger de esta terrible epizootia a unas 5.000 granjas porcinas y dar una mayor tranquilidad a sus granjeros.

"Se trata de la seguridad de todas las familias que viven cerca de las industrias de procesamiento de carne de cerdo, también se trata de asegurar los ingresos de toda una industria, 33.000 personas viven de la industria porcina aquí".

La medida no le hace ninguna gracia a Alemania, donde no se han dado casos de peste porcina, pero ha sido imitada por otros países. Francia pretende blindar parte de su frontera con Bélgica con una barrera de 30 km de longitud y un metro y medio de altura.

El ministro francés de Agricultura ha ordenado crear una zona tampón de unas 300 hectáreas que está siendo peinada por militares y cazadores para eliminar a todos los jabalíes, los principales vectores de transmisión de la peste porcina. Bélgica los ha estado sacrificando regularmente desde el descubrimiento de un brote el pasado mes de septiembre en una región cercana a Luxemburgo.

En los últimos 4 meses, 9 países europeos han comunicado casos de peste porcina clásica o de peste porcina africana. El brote reapareció hace cinco años en Europa del Este y poco a poco se ha ido extendido hacia el oeste, donde han saltado todas las alarmas.