Última hora

Última hora

La corrupción, un fracaso mundial según Transparencia Internacional

La corrupción, un fracaso mundial según Transparencia Internacional
Tamaño de texto Aa Aa

Transparencia Internacional ha presentado este martes su informe anual sobre la percepción de la corrupción en todo el mundo.

Algo que ha puesto de manifiesto este documento es el impacto que supone la corrupción en la falta de democracia en algunos países y viceversa "el fracaso continuo de la mayoría de países para controlar significativamente la corrupción está contribuyendo a una crisis democrática en todo el mundo" dice la ONG en el comunicado que acompaña el informe.

AI ha valorado en total 180 países por su nivel de pecepción de la corrupción en el sector público y los que han obtenido mejores notas son Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Singapur y Suecia.

El mapa elaborado por Transparencia Internacional permite ver la clasificación de cada país, y si han mejorado o empeorado respecto al informe del año 2017.

Por el contrario, en la parte baja se encuentran países inmersos en graves conflictos, como Somalia, Siria, Sudán del Sur y el Yemen.

España se mantiene en la posición 41 de la clasificación, aunque su nota figura por debajo de la media europea.

"Lo que esperamos ver en Europa es algún tipo de convergencia en valores europeos y normas democráticas. Y, en cambio, parece que estamos retrocediendo en algunos países. Por ejemplo, vemos una represión de las sociedades civiles en Hungría, una represión del poder judicial independiente en Hungría y Polonia", decía el director de Transparencia Internacional en la UE, Carl Dolan.

Entre los que han mejorado su calificación respecto al año anterior se encuentran Estonia y Costa de Marfil y entre los que bajan puestos están Australia, Chile y Malta.

Estados Unidos ha registrado una caída de cuatro puntos y por primera vez desde 2011 se sale del grupo de los 20 países mejor valorados en cuanto a la percepción de la corrupción se refiere.

La ONG le denomina, junto a Hungría y Brasil, como uno de los países "en observación".