Última hora

Última hora

Un día con una taxista en huelga

Un día con una taxista en huelga
Tamaño de texto Aa Aa

Como cada jornada, Mariana Valencia se sube en su taxi. Pero, al igual que los pasados ocho días, el taxímetro está apagado. Seguirá en huelga, como sus compañeros, como consecuencia de la proliferación de VTC, los vehículos usados por plataformas como Uber y Cabify, que han mermado su recaudación.

“Ha bajado desde el 2014 hasta 2019, estamos hablando de cinco años, en más de un 50%”, nos explica.

En Madrid hay casi 16.000 licencias de taxi y 6.500 autorizaciones de VTC. Uno de los problemas que señalan los taxistas, entre ellos Mariana, es la diferencia de regulación: “Ellos no tienen regulación horaria, no tienen tanta regulación a la hora de poder elegir un tipo de coche determinado, para nosotros tienen que ser coches homologados por el Ayuntamiento.”

Desde el pasado mes de septiembre la legislación es responsabilidad de las Comunidades Autónomas cuyo Gobierno en Madrid está en manos del PP. Pero diferentes partidos han estado involucrados. El pasado año el Tribunal Supremo avaló la proporción 1/30 favorable al taxi por su condición de servicio público.

Tras la protesta frente a la sede popular, Mariana visita a una compañera. Concha Guardado tuvo que ser atendida el día anterior en un hospital y está en huelga de hambre desde hace cinco días junto a otros seis conductores.

“Cada día que pasa vemos que es una oportunidad para presionar el Gobierno de la Comunidad y que haga algo. Las fuerzas nos fallan. Las fuerzas físicas nos fallan, pero las mentales están más arriba que nunca”, nos dice Concha.

Cada día que pasa la situación es más compleja ya que desde el inicio del paro, las descargas de las aplicaciones los operadores de VTC han aumentado un 50%.

“Taxis en las paradas pero sin luces verdes. El gremio está realmente unido y no parece que vaya a cesar en sus constantes reivindicaciones. Euronews ha podido hablar con la Comunidad de Madrid y parece que ciertas líneas rojas que no están dispuestos a pasar”, concluye nuestro corresponsal Carlos Marlasca.